Sábado 6 de marzo de 2021

Mons. Buenanueva: "Las bienaventuranzas permiten reconocer dónde están los santos ocultos"

  • 1 de noviembre, 2016
  • San Francisco (Córdoba)
"Las bienaventuranzas nos permiten reconocer dónde están los santos ocultos que, con su fidelidad a la gracia, abren cada día nuestro mundo caótico y violento a la acción del Espíritu. De tanto en tanto, sabemos de algunos de ellos", afirmó el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Buenanueva, en una reflexión con motivo de la solemnidad de Todos los Santos. "Allí donde caminan los hombres, tantas veces a tientas, confundidos y enceguecidos, allí también caminan los santos de Dios, llevando un rayo de luz, aunque más no sea para dar un pequeño paso, cada día, en la dirección correcta: hacia la vida plena en la resurrección", destacó y dio gracias por esto.
El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Buenanueva, destacó que hoy se celebra la santidad de todos, y pidió tener atención que no dice "muchos" sino "todos", porque "se trata de todos los santos de Dios", y especificó que entre ellos se incluye a los santos conocidos, esos que "tienen fiesta y estampita" y también los muchos que "no conocemos sus nombres, ni sus historias, ni sus luchas, alegrías y pesares".

"Hoy hacemos profesión de fe en su existencia, porque precisamente a través de sus vidas, Dios muestra el verdadero alcance de su omnipotencia y de la esperanza abierta para nosotros por la Pascua de Jesús. Confesamos nuestra fe en el Dios tres veces santo que, por la acción de su Espíritu, santifica y vivifica a la humanidad, a través de esa multitud silenciosa que, día tras día, busca su Rostro y busca también vivir a pleno el amor como motor de sus vidas", explicó en una reflexión sobre la fecha.

El prelado señaló que "la liturgia nos hace escuchar hoy el relato evangélico de las bienaventuranzas" y recordó que la palabra "bienaventuranza" quiere decir: "Una vida lograda según Dios".

"Las bienaventuranzas nos permiten reconocer dónde están los santos ocultos que, con su fidelidad a la gracia, abren cada día nuestro mundo caótico y violento a la acción del Espíritu. De tanto en tanto, sabemos de algunos de ellos", sostuvo.

Monseñor Aguer afirmó que "consuela saber, sin embargo, que sus vidas siguen ocultas a los ojos del mundo, pero visibles para Dios y para la fe de los discípulos de Jesús que, aleccionados por ellos, aprendemos a confiar, a esperar y a amar".

"Allí donde caminan los hombres, tantas veces a tientas, confundidos y enceguecidos, allí también caminan los santos de Dios, llevando un rayo de luz, aunque más no sea para dar un pequeño paso, cada día, en la dirección correcta: hacia la vida plena en la resurrección. Por todo ello: ¡gracias!", concluyó.+

Texto completo de la reflexión

Campaña Donación AICA