Domingo 7 de marzo de 2021

La asistencia de las enfermeras católicas durante la pandemia

  • 15 de enero, 2021
  • Singapur (AICA)
Las enfermeras católicas de Singapur aportan su valiosa contribución y son un canal extraordinario para comunicar el amor de Dios.

Las enfermeras católicas en Singapur, en tiempos de la pandemia, aportan una valiosa y preciosa contribución y son un canal extraordinario para comunicar el amor de Dios. Así lo afirmaron en la arquidiócesis de Singapur, apreciando el trabajo de la “Catholic Nurses Guild of Singapore” (CNG), una organización que agrupa a mujeres que trabajan en el campo de la salud y que ahora es miembro de Cáritas-Singapur.

Según el arzobispo de Singapur, monseñor William Seng Chye Goh, las enfermeras “juegan un papel vital en la curación de los enfermos, iniciando un proceso integral que incluye la curación del corazón, la mente y el cuerpo. Su responsabilidad es la de a veces curar, a menudo aliviar y siempre consolar”.

“Ser enfermera es más que una profesión y, especialmente para un católico, es pura dedicación. Durante esta pandemia de Covid-19, las enfermeras nos han dado un ejemplo de heroísmo en su disposición a arriesgar sus vidas por los demás. Rendimos homenaje a su valentía y sacrificio guiados por su amor a Cristo”, dijo el padre Johnson Fernández, director espiritual de la CNG.

Según el padre Fernández, las mujeres de la CNG, que está formado por unos 250 miembros, brinda “compasión, cuidado y consuelo a las personas todos los días desde hace 50 años, especialmente durante esta pandemia en curso”. “Las enfermeras católicas del país son el rostro de la Iglesia de Singapur y llevan a cabo la misión de Jesús”, destaca, elogiando la organización que celebró las bodas de oro de su fundación en 2020.

“Hoy estamos orgullosos de ser una asociación de 250 enfermeras comprometidas y afectuosas, viviendo nuestra vocación y misión de acuerdo con los principios morales cristianos y la enseñanza social católica. No solo nos esforzamos por mantener la máxima competencia técnica y médica, sino que nos dedicamos a fomentar y promover el desarrollo humano integral de nuestros miembros, no solo en el aspecto profesional sino también social y espiritual, por el bien común de nuestros pacientes y de la sociedad”, manifestó Theresa Cheong, ex presidenta de CNG.

Campaña Donación AICA

Trabajando bajo la égida de Caritas, antes de la pandemia del coronavirus, CNG participó activamente y apoyado a la Iglesia local en muchas actividades para ayudar a los enfermos, discapacitados, ancianos y niños con necesidades especiales.

En colaboración con la comisión pastoral diocesana de trabajadores migrantes e itinerantes, ofrece cursos de formación sobre asistencia médica básica a trabajadores domésticos extranjeros. Además, atiende a pacientes con VIH/SIDA como parte del “Catholic Aids Relief Effort” (CARE), interactuando con ellos y brindándoles educación sanitaria dos veces al mes. La institución es responsable de brindar cobertura médica y primeros auxilios en actos eclesiásticos y organiza clínicas médicas gratuitas y laboratorios de atención pastoral para los laicos.

La GNC fue fundada en 1970, originalmente en Kedah, Malasia, por el padre Albert Fortier, un sacerdote francés. Posteriormente CNG abrió sucursales en Malasia, incluido Singapur. Después de la independencia de Singapur en 1965, CNG Malaysia y CNG Singapur se separaron en 1969, para ocuparse cada una de las enfermeras católicas en sus propios países.

CNG es miembro del Comité Católico Internacional de Enfermeras y Asistentes Médico-Sociales, que colabora con el Pontificio Consejo para los Trabajadores de la Salud, el Pontificio Consejo para la Familia y el Pontificio Consejo para los Laicos de la Santa Sede.+