Miércoles 3 de marzo de 2021

El Año de la Misericordia en la diócesis de San Roque

  • 9 de diciembre, 2015
  • Presidencia Roque Sáenz Peña, Chaco
En consonancia con el jubileo extraordinario de la Misericordia convocado por el Papa, que iniciará el 8 de diciembre con la apertura de la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro y que se extenderá hasta la fiesta de Cristo Rey del universo en noviembre de 2016, el obispo de la diócesis de San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña, monseñor Hugo Nicolás Barbaro, designó varias puertas santas a las que los fieles podrán peregrinar y cruzar como signo de una adhesión más profunda a Cristo y para obtener la gracia de la indulgencia plenaria.
El deseo del papa Francisco, manifestado en la carta "Misericordiae vultus", es que el jubileo extraordinario de la Misericordia sea para toda la Iglesia "una experiencia viva de la cercanía del Padre, como si se quisiese tocar con la mano su ternura, para que se fortalezca la fe de cada creyente y, así, el testimonio sea cada vez más eficaz". Por eso invita a los fieles a recibir la indulgencia jubilar donde cada fiel tenga "una genuina experiencia de la misericordia de Dios, la cual va al encuentro de todos con el rostro del Padre que acoge y perdona, olvidando completamente el pecado cometido".

Las condiciones para recibir la indulgencia consisten en la confesión sacramental, la comunión eucarística, la profesión de fe y la oración por las intenciones del Santo Padre. También están invitados a realizar una peregrinación hacia alguna Puerta Santa.

En la diócesis de San Roque, se abrirán en varios templos las puertas santas: en la catedral San Roque (Presidencia Roque Sáenz Peña), en el santuario diocesano de la Divina Misericordia (Tres Isletas), en el santuario diocesano de la Virgen de la Laguna (Mesón de Fierro), en la capilla Nuestra Señora del Rosario de Pompeya (Misión Nueva Pompeya) y en la capilla Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa del hospital 4 de Junio (Presidencia Roque Sáenz Peña).

Los fieles imposibilitados de peregrinar a alguna de las Puertas Santas pueden igualmente recibir la indulgencia: "los enfermos y las personas ancianas y solas, a menudo en condiciones de no poder salir de casa, para ellos será de gran ayuda vivir la enfermedad y el sufrimiento como experiencia de cercanía al Señor que en el misterio de la pasión, muerte y resurrección indica la vía maestra para dar sentido al dolor y a la soledad. Vivir con fe y gozosa esperanza este momento de prueba, recibiendo la comunión o participando de la santa misa y en la oración comunitaria, también a través de los diversos medios de comunicación, será para ellos el modo de obtener la indulgencia jubilar".

También los presos podrán obtener dicha Indulgencia "en las capillas de las cárceles, y cada vez que atraviesan la puerta de su celda, dirigiendo su pensamiento y la oración al Padre, pueda este gesto ser para ellos el paso de la Puerta Santa, porque la misericordia de Dios, capaz de convertir los corazones, es también capaz de convertir las rejas en experiencia de libertad".

Por último, también obtendrán indulgencias quienes realicen obras de misericordia corporales o espirituales: "cada vez que un fiel, viva personalmente una o más de estas obras obtendrá ciertamente la indulgencia jubilar".

Las indulgencias se pueden obtener, además, para los difuntos: "a ellos estamos unidos por el testimonio de la fe y la caridad que nos dejaron. Podemos rezar por ellos para que el rostro misericordioso del Padre los libere de todo residuo de culpa y pueda abrazarlos en la bienaventuranza que no tiene fin".

En la diócesis, el Obispo abrirá la Puerta Santa de la catedral San Roque el domingo 13 de diciembre a las 9. Sucesivamente se abrirán en los otros templos designados.+

Campaña Donación AICA