Domingo 4 de diciembre de 2022

Vaticano: Publican el nuevo rito litúrgico para instituir catequistas

  • 13 de diciembre, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El texto del ritual, publicado hoy, será efectivo a partir del 1 de enero de 2022. Culto Divino aclara la naturaleza del ministerio "que pertenece a los laicos" y los requisitos para llevarlo a cabo.
Doná a AICA.org

Después de haber instituido formalmente el ministerio del catequista con el motu proprio Antiquum ministerium, el pasado 10 de mayo, el Papa aprobó una “Editio típica” que introduce un Rito de Institución de Catequistas específico. El texto del ritual, publicado hoy, será efectivo a partir del 1 de enero de 2022. 

Se trata de un texto básico que luego será traducido y adaptado por las distintas Conferencias Episcopales del mundo, que tiene la tarea de esclarecer el perfil y papel de los catequistas, ofreciéndoles cursos de formación adecuados y formando las distintas comunidades para captar el significado del ministerio, sin confundirlo con otros roles.

La estructura del Rito
El Rito puede tener lugar durante una misa o celebración de la Palabra de Dios (las lecturas del Antiguo y Nuevo Testamento también se indican en la Editio) y seguirá un patrón preciso: exhortación, invitación a la oración, texto de bendición y entrega del crucifijo.

La introducción de un Rito para la Institución de los Catequistas marca un paso más en la reflexión general sobre los ministerios eclesiales, a raíz del motu proprio Spiritus Domini del 10 de enero, que modificó el Derecho Canónico sobre el acceso de la mujer al lectorado y al acólito y el ya mencionado Antiquum ministerium, de 10 de mayo. con el que el Papa estableció el ministerio de catequista. 

El rito en cuestión "ofrece una nueva oportunidad de reflexión sobre la teología de los ministerios para alcanzar una visión orgánica de las distintas realidades ministeriales", subraya el arzobispo Arthur Roche, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, en un acompañamiento-carta a la publicación de la Editio typica, dirigida a los presidentes de las Conferencias Episcopales, en la que propone algunas notas sobre el ministerio de catequista.

Catequistas, un testimonio que se convierte en ministerio
En primer lugar, se aclara la naturaleza de este ministerio, como “servicio estable prestado a la Iglesia local” y, sobre todo, como “ministerio laical que tiene como fundamento la condición común de bautizados”, por tanto “esencialmente distinto” del ministerio sacerdotal recibido en el Sacramento del Orden. 

"En virtud del Bautismo", los catequistas están llamados a ser "corresponsables en la Iglesia local del anuncio y transmisión de la fe, desempeñando este papel en colaboración con los ministros ordenados y bajo su guía", se lee en la carta.

Para evitar malentendidos, el prefecto del Culto Divino explica que el término "catequista" indica realidades diferentes en relación al contexto eclesial; los catequistas en los territorios de misión, por lo tanto, difieren de los de las iglesias con una tradición antigua. En la gran variedad de formas, sin embargo, se pueden distinguir dos tipos principales: catequistas con la tarea específica de catequesis, otros que participan en las diversas formas de apostolado, como el guía de oración comunitaria; asistencia a los enfermos; las celebraciones del funeral; la formación de otros catequistas; la coordinación de iniciativas pastorales; ayuda a los pobres.

Catequistas en territorios de misión
La carta del prefecto Roche precisa que, teniendo este ministerio "un fuerte valor vocacional que requiere el debido discernimiento por parte del obispo", no deben instituirse todos los que son llamados "catequistas" o que realizan un servicio de colaboración pastoral. En particular, no deben establecerse: candidatos al diaconado y presbiterio; religiosos y religiosas, independientemente de su pertenencia a Institutos que tengan la catequesis como carisma; los profesores de religión en las escuelas y los que realizan un servicio dirigido exclusivamente a los miembros de un movimiento eclesial, a quienes esta función “preciosa” está encomendada por los líderes de los movimientos y no por el obispo.

En cuanto a los que acompañan la iniciación de niños y adultos, tampoco ellos necesariamente tienen que estar instituidos en el ministerio específico, sino que deben recibir al comienzo de cada año catequético "un mandato eclesial público que les confía esta función indispensable". Esto no impide que algunos de ellos sean instituidos como ministros del Lectorado o de la Catequesis, también sobre la base de sus habilidades y necesidades pastorales.

Perfil, tareas, ejercicio del ministerio
La carta precisa que es tarea de las Conferencias Episcopales individuales aclarar el perfil, el papel y las formas más coherentes para el ejercicio del ministerio de los catequistas: no solo cursos de formación adecuados para los candidatos, sino también la preparación de las comunidades para entender su sentido. A modo de ejemplo, se cita el caso de una "presencia inestable de ministros ordenados": el Derecho Canónico prevé la posibilidad de encomendar a un laico "la participación en el ejercicio de la pastoral de una parroquia", pero es necesario "formar la comunidad para que no vea en el catequista un sustituto "del presbítero o diácono, sino un fiel laico que colabora con los ministros ordenados" para que su pastoral llegue a todos".

Requisitos
En cuanto a los requisitos, finalmente se afirma que pueden ser admitidos entre los candidatos hombres y mujeres "de fe profunda y madurez humana", "capaces de acogida, generosidad y vida de comunión fraterna", con "la debida formación bíblica y teológica" para el ministerio, pastoral y pedagógico ", que hayan recibido los sacramentos de la iniciación cristiana. Cada candidato debe primero presentar una petición "escrita y firmada libremente" a su obispo.+

» Carta sobre el Rito de Institución de los catequistas

» Rito de institución de los catequistas