Lunes 8 de agosto de 2022

Tragedia en Texas: Obispos americanos expresan consternación y solidaridad con las víctimas

  • 30 de junio, 2022
  • Texas (Estados Unidos) (AICA)
La Red Clamor (Celam) y responsables de la pastoral de migrantes en los Estados Unidos y México se pronunciaron sobre la tragedia en Texas. "No podemos tolerar esta injusticia", manifestaron.
Doná a AICA.org

Luego de la tragedia de San Antonio, Texas, en los Estados Unidos, que hasta el momento dejó un saldo de 53 migrantes muertos y casi una veintena de heridos, tras haber sido abandonados en un tráiler, obispos de los Estados Unidos y de México se pronunciaron sobre el lamentable episodio. También expresó su “consternación” la Red Clamor, adscrita al Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam).

El obispo auxiliar de Washington y presidente del Comité de Migración de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (Usccb), monseñor Mario Eduardo Dorsonville, denunció los riesgos extremos que sufren los migrantes en su desesperación por alcanzar el llamado sueño americano.

También se unió al arzobispo de San Antonio, monseñor Gustavo García-Siller, para orar “en este momento difícil” por las víctimas mortales y sobrevivientes de este “horrible incidente”, y al papa Francisco “para pedirle al Señor que abra nuestros corazones para que estas desgracias nunca vuelvan a suceder”.

“Desafortunadamente, este desprecio por la santidad de la vida humana es demasiado común en el contexto de la migración”, expresó monseñor Dorsonville y señaló que la Iglesia está llamada a construir una cultura de la vida: “no podemos tolerar esta injusticia. Debemos reconocer que somos hermanos y hermanas, cada uno imbuido de la dignidad dada por Dios”.

Instó a los gobiernos y a la sociedad civil a promover el acceso a la protección, incluido el asilo, desarrollar nuevas vías para quienes se ven obligados a migrar y combatir la trata de personas en todas sus formas.

Por su parte, en un mensaje en redes sociales, los obispos de México expresaron su dolor por las víctimas -27 de ellas de origen mexicano- haciendo eco a la frase del papa Francisco: “Pidamos un corazón que acoja a los inmigrantes”.

De manera particular, la Dimensión Episcopal de Pastoral de Movilidad Humana, encabezada por el obispo de Ciudad Juárez, monseñor José Guadalupe Torres, hizo un llamado a los Estados para que, “a través de la cooperación internacional, establezcan acuerdos que promuevan la erradicación de las causas que generan la migración forzosa y cumplan con los estándares internacionales de derechos humanos, a fin de garantizar una movilidad humana digna, que respete la vida de los hermanos y hermanas que se ven obligados a cruzar las fronteras”.

Asimismo, la Red Clamor se solidarizó con las familias de los fallecidos, de los cuales se conoce eran nacionales de Guatemala, Honduras y México y mostró su preocupación, puesto que estos hechos se hacen cada vez más frecuentes en las fronteras entre los países desarrollados, es el caso del asalto que tuvo lugar en Melilla, España.

“Como Iglesia latinoamericana y caribeña y como Red Clamor nos preocupa el destino de los sobrevivientes, especialmente la de los niños, considerando los antecedentes de lo que ocurre con los niños migrantes en los Estados Unidos”.

En este sentido, expresan: “Rechazamos los enfoques punitivos y de ‘combate’ a los migrantes irregulares en la formulación de las políticas migratorias y de administración de fronteras, no sólo por su ineficacia y altos costos financieros, sino especialmente porque estos se traducen en más muertes y esclavitud (trata), así como por ir contra un sentido elemental de humanidad”.+