Martes 28 de septiembre de 2021

Se recordó a Eduardo Righetti, un excepcional librero católico

  • 12 de junio, 2017
  • Buenos Aires (AICA)
El 26 de abril falleció en Lomas de Zamora Eduardo Righetti, quien por 53 años fue la cara visible de Editorial Claretiana y un destacado librero católico. Al cumplirse un mes de su muerte sus compañeros de trabajo, amigos de otras editoriales católicas, sacerdotes y familiares, oraron por el eterno descanso de su alma en una misa celebrada en la parroquia del Inmaculado Corazón de María, a la sombra de cuyo templo, en el porteño barrio de Constitución, se encuentra la editorial a la que Righetti entregó la mayor parte de su vida.
Doná a AICA.org
El 26 de abril falleció en Lomas de Zamora Eduardo Righetti, quien por 53 años fue la cara visible de Editorial Claretiana y un destacado librero católico. Al cumplirse un mes de su fallecimiento sus compañeros de trabajo, sus amigos de otras editoriales católicas, sacerdotes y familiares, oraron por el eterno descanso de su alma en una misa celebrada en la parroquia del Inmaculado Corazón de María, a la sombra de cuyo templo, en el porteño barrio de Constitución, se encuentra la editorial a la que Righetti entregó la mayor parte de su vida.

Presidió la celebración eucarística el director de Editorial Claretiana, padre Alonso Sánchez Matamoros CMF. Concelebraron el superior provincial de la congregación de los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María (claretianos) padre Mario Gutiérrez Medina CMF y los padres claretianos Francisco San Martín, Joaquín Medina, Gustavo Alonso, Raúl Marcelo Mehring y Carlos Rafael Calgaro.

También concelebraron el padre Aderico Germán Dolzani SSP, de la Editorial San Pablo, y el padre Luis Liberti SVD, de la Editorial Guadalupe.

Asistió la esposa de Righetti, Raquel Marinelli, y sus hijos Eduardo, Raquel, Graciela y Daniel.

Entre los numerosos asistentes se hallaban, entre otros, la hermana Gloria Batalla, de las Hermanas Auxiliares de Santa María, en representación de Ediciones Paulinas; César Castelli, de la editorial San Pablo; y el ingeniero Eduardo Woites, en representación de AICA.

Hacia el final de la misa el padre Alonso Sánchez rezó un responso y seguidamente José Luis Pérez, gerente administrativo de Editorial Claretiana, efectuó una reseña de los talentos y valores que Eduardo Righetti dejó como testimonio de su larga trayectoria en la editorial. Habló de su perseverancia en la tarea de librero que tanto lo entusiasmaba; de su "apego al trabajo y a la camiseta de católico y claretiano que siempre tenía puesta"; del sacrificio de tener que dejar por varias semanas a su familia para emprender recorridos por el interior del país haciendo conocer y llevando los libros de la incipiente editorial; del trato afable y cordial con sus empleados; de la enseñanza que transmitía en la formación de los empleados noveles; y del ejemplo que daba de una vida austera y entregada al apostolado del libro.+