Viernes 3 de febrero de 2023

Se intensifica la disputa entre la Iglesia en Alemania y la Santa Sede

  • 24 de enero, 2023
  • Bonn (Alemania) (AICA)
En una carta firmada por los cardenales Pietro Parolin, Luis Ladaria y Marc Ouellet, el Vaticano rechazó la creación de un "Consejo sinodal" en la Iglesia alemana.
Doná a AICA.org

La Santa Sede aclaró “que ni el Camino sinodal, ni ningún organismo establecido por él, ni ninguna conferencia episcopal tienen competencia para establecer un “Consejo sinodal” a nivel nacional, diocesano o parroquial”, así lo subrayó en una carta firmada por el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado y los prefectos del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, cardenal Luis Ladaria SJ y el Dicasterio para los Obispos, cardenal Marc Ouellet PSS, fechada el 16 de enero y publicada por la Conferencia Episcopal Alemana el 23 de enero. 

La carta, aprobada por el papa Francisco "in forma specifica" es respuesta a la pregunta: "¿Están obligados los obispos alemanes a participar en el Camino Sinodal?", presentada en diciembre por los obispos Rainer Maria Woelki, de Colonia; Bertram Meier, de Augsburgo; Stefan Oster, de Passau; Rudolf Voderholzer, de Ratisbona, y Gregor Maria Hanke, de Eichstätt, ante la Santa Sede.

El Vaticano respondió la misiva especificando que los obispos alemanes "no estaban obligados" a trabajar en el "Comité sinodal" en el que se preparará el "Consejo sinodal" para 2026. 

Ya en 2021, el Vaticano recordó que el camino sinodal "no estaba autorizado" para "obligar a los obispos y a los fieles a adoptar nuevas formas de gobierno y nuevas orientaciones de doctrina y moralidad", dice una carta de la Santa Sede del 21 de julio de 2022, que se refirió al Camino Sinodal.

Un “Consejo sinodal” por encima de la Conferencia Episcopal
Según especifica la resolución del camino sinodal alemán del 10 de septiembre de 2022: “El Consejo sinodal, como órgano consultivo y decisorio, delibera sobre los acontecimientos importantes de la Iglesia y de la sociedad y, sobre esta base, toma decisiones fundamentales de carácter supradiocesano” de importancia en el campo de la planificación pastoral, cuestiones relativas al futuro de la Iglesia y asuntos económicos y presupuestarios de la Iglesia que no se resuelven a nivel diocesano. 

"La composición del Consejo sinodal será de acuerdo con las proporciones de la Asamblea sinodal”, dice más adelante en la resolución. El Consejo Sinodal se hará realidad a más tardar en marzo de 2026, después de los preparativos apropiados por parte del Comité Sinodal.

Los cardenales Parolin, Ladaria y Ouellet declararon en la carta actual que los obispos alemanes no están obligados a participar en el trabajo de la "comisión sinodal", que a su vez crearía una nueva estructura de gobierno de la Iglesia en Alemania, y que "parece ser por encima de la autoridad de la Conferencia Episcopal Alemana y reemplazarla de facto".

Del mismo modo, se aplicaría a los consejos sinodales diocesanos, que podrían adoptarse en el texto sobre acciones futuras en la próxima asamblea sinodal del camino sinodal en marzo de 2023. Tal institución estaría "por encima de la autoridad del obispo dentro de su diócesis" y de ese modo las propuestas alemanas están en desacuerdo con la enseñanza del Concilio Vaticano II.

En la carta vaticana, difundida ayer por el episcopado alemán, de cuatro páginas, los representantes de la Curia agradecen nuevamente a los obispos alemanes por los "grandes esfuerzos" que realizaron en el contexto del tratamiento de los delitos de abuso y el "enfoque a menudo inadecuado de algunos pastores de la Iglesia". 

Animan a la Conferencia Episcopal a continuar este trabajo de acuerdo con las directrices dadas por el papa Francisco. Durante la visita ad limina de la Conferencia Episcopal Alemana en noviembre pasado, el Vaticano también reconoció el compromiso de la iglesia alemana para hacer frente a los abusos.  

Reacción de la Conferencia Episcopal alemana
El presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania, monseñor Georg Bätzing, reaccionó a la carta de Roma afirmando que "la preocupación expresada en la carta de que un nuevo organismo podría estar por encima de la conferencia de obispos o socavar la autoridad de los obispos individuales es infundada. El Consejo sinodal, que ha de ser preparado por la Comisión sinodal, se moverá, por tanto, dentro del derecho canónico aplicable de acuerdo con el mandato contenido en la resolución".

El líder del episcopado alemán lamenta que las deliberaciones tomadas en el Consejo Permanente, no las pudieron hablar con Roma. Para Bätzing, la consulta sinodal lejos de socavar la autoridad de los obispos, es "un fortalecimiento positivo" de este oficio, por lo que seguirán adelante con sus pretensiones. 

Una serie de objeciones
El papa Francisco y el Vaticano ya comentaron varias veces el "Camino Sinodal". La carta del Vaticano del 16 de enero de 2023 se refiere a algunas de estas declaraciones.

En junio de 2019, el papa Francisco escribió una carta a la Iglesia alemana en camino sinodal, dirigida a obispos y laicos. En la carta, que el Papa citó repetidamente como orientación para el camino sinodal en Alemania, anima a la Iglesia alemana a emprender un camino común de discernimiento y escucha, pero también advierte que no sigan su propio camino.

En septiembre de 2019, mientras aún se estaban redactando los estatutos del Camino Sinodal, el prefecto de la (entonces) Congregación para los Obispos, cardenal Marc Ouellet, planteó dudas sobre la concordancia del Camino Sinodal con el derecho canónico. En una carta, que también fue acompañada de una opinión legal, también enfatizó que los estatutos finales deben ser presentados al Papa para su confirmación.

En julio de 2021, la Santa Sede dejó claro en una sucinta declaración que el camino sinodal en Alemania “no tiene autoridad para obligar a los obispos y fieles a adoptar nuevas formas de gobierno y nuevas orientaciones de doctrina y moralidad”. 

Las nuevas estructuras o enseñanzas oficiales tendrían que coordinarse a nivel de la iglesia universal, la unidad de la iglesia tendría que ser preservada y las propuestas alemanas tendrían que alimentar el proceso sinodal de la iglesia universal. 

Durante la visita ad limina de los obispos alemanes al Vaticano en noviembre de 2022, los cardenales Luis Ladaria y Marc Ouellet expresaron diferentes preocupaciones sobre el camino sinodal. El cardenal Ouellet pidió una "moratoria" en el "camino sinodal" y una "revisión fundamental" de sus demandas a la luz de los resultados del actual proceso sinodal mundial. El prefecto de los Obispos insinuó que estaba principalmente preocupado por un camino sinodal corregido, "menos parlamentario".+