Martes 9 de agosto de 2022

Se inició la restauración del nicho del Santo Sepulcro

  • 8 de junio, 2016
  • Jerusalén (Tierra Santa)
Después de 200 años, un grupo de expertos inició esta semana la obra de restauración del nicho del Santo Sepulcro que contiene la tumba donde fue colocado Jesús y resucitó, en el que las paredes, mármoles y columnas son mantenidas juntas a través de tubos de hierro. Los trabajos podrán prolongarse durante un año, pero los peregrinos siempre tendrán la posibilidad de visitar el lugar santo y de rezar allí. Los trabajos son gestionados por la universidad de Atenas, por cuenta del patriarcado ortodoxo griego, con el consenso de las otras dos comunidades -católicos latinos y apostólicos armenios-. Se espera concluir la obra para la Pascua del 2017.
Doná a AICA.org
Después de 200 años, un grupo de expertos inició esta semana la obra de restauración del nicho del Santo Sepulcro que contiene la tumba donde fue colocado Jesús y resucitó, en el que las paredes, mármoles y columnas son mantenidas juntas a través de tubos de hierro.

Se dio comienzo a la primera fase de la restauración que es la preparación de la obra con la colocación de los andamios en torno al nicho central

Por muchos años no se logró intervenir el sitio con restauración alguna, señala una nota de AsiaNews, porque las tres comunidades que gestionan el lugar santo ?ortodoxos griegos, católicos latinos y apostólicos armenios- se mostraban celosas de que en la obra y en su financiamiento fuera cambiado el precario equilibrio que rige su convivencia, así como el uso del lugar santo.

La decisión de colaborar llegó luego de que el ministerio israelí para los monumentos históricos decidiera clausurar la basílica durante algunos días, a causa de los riesgos de que el nicho se desplomara, y de que amenazara con tener el lugar clausurado por mucho tiempo.

El nicho en su forma actual da cuenta de la restauración llevada a cabo en 1810, luego de que un incendio llegara casi a destruirlo. Según los responsables de la restauración, el nicho es estable, pero fue deformado y necesita una nueva limpieza tras siglos de exposición al agua, a la humedad y al humo de las velas. La estructura también necesita ser sostenida contra posibles terremotos.

Los trabajos podrán prolongarse durante un año, pero los peregrinos siempre tendrán la posibilidad de visitar el lugar santo y de rezar allí. Los trabajos son gestionados por la universidad de Atenas, por cuenta del Patriarcado ortodoxo griego, con el consenso de las otras dos comunidades. Se espera concluir la obra para la Pascua del 2017.

Las tres comunidades decidieron dividir equitativamente los gastos de la obra, que ascienden a 3,3 millones de dólares. El rey de Jordania, Abdulá II, efectuó una donación personal de 100.000 dólares. De hecho, él aún es considerado el custodio de los lugares santos de Jerusalén oriental, que se encuentra bajo la ocupación israelí desde 1967.+