Domingo 5 de febrero de 2023

Schevchuk: "En esta guerra cada día se cosechan más siegas mortales"

  • 8 de abril, 2022
  • Kiev (Ucrania) (AICA)
El primado greco católico ucraniano advirtió que la guerra declarada por Rusia a Ucrania es "verdaderamente de exterminio total" y denunció que los ocupantes confiscan los cargamentos humanitarios.
Doná a AICA.org

El primado de la Iglesia Greco-Católica Ucraniana, su beatitud Sviatoslav Schevchuk, aseguró que la guerra declarada por Rusia a Ucrania “cada día trae nuevas heridas, cada día se cosechan más siegas mortales”.

“En el este de Ucrania se están librando batallas muy sangrientas: en la región de Luhansk, en el este de la región de Khárkiv, en la región de Donetsk… También se están produciendo difíciles combates cerca de la heroica ciudad mártir de Mariúpol, así como también en el sur de nuestra patria”, describió en su parte diario al cumplir 44 días de la invasión del ejército ruso.

La máxima autoridad ucraniana aseveró que “cada vez más, vemos que esta guerra es realmente una guerra de exterminio total”, al puntualizar: “Vemos cómo nuestros ocupantes, tomando ciudades y pueblos, se burlan, se escarnecen cruelmente con la población civil. Además, de antemano intentan destruir las vías férreas, las carreteras que podrían haber sido utilizadas para evacuar a la gente de las zonas peligrosas”.

“Ayer nos enteramos –denunció- de que los ocupantes se han apoderado y confiscado para sus necesidades el cargamento humanitario que nuestros voluntarios intentaban entregar a esas personas, especialmente en la región de Khersón, personas que están realmente a punto de morir de hambre”.

Schevchuk invitó a los cristianos ucranianos a pedir que “en estas circunstancias de odio y de guerra asesina sepamos amar a Dios y al prójimo, y que podamos seguir siendo seres humanos”.

Texto del mensaje diario
¡Alabado sea Jesucristo! Queridos hermanos y hermanas en Cristo, hoy es 8 de abril de 2022 y nuestra patria, nuestra Ucrania está viviendo el 44º día de esta terrible guerra... del ataque de Rusia a nuestra patria, a nuestra Ucrania, a nuestro pueblo ucraniano.

Y aunque Ucrania está sangrando, Ucrania se mantiene en pie. Ucrania sigue luchando…

Esta guerra cada día trae nuevas heridas. Cada día se cosechan más siegas mortales. En el este de Ucrania se están librando batallas muy sangrientas: en la región de Luhansk, en el este de la región de Khárkiv, en la región de Donetsk… También se están produciendo difíciles combates cerca de la heroica ciudad mártir de Mariúpol, así como también en el sur de nuestra patria.

Cada vez más, vemos que esta guerra es realmente una guerra de exterminio total. Vemos cómo nuestros ocupantes, tomando ciudades y pueblos, se burlan, se escarnecen cruelmente con la población civil. Además, de antemano intentan destruir las vías férreas, las carreteras que podrían haber sido utilizadas para evacuar a la gente de las zonas peligrosas.

Ayer nos enteramos de que los ocupantes se han apoderado y confiscado para sus necesidades el cargamento humanitario que nuestros voluntarios intentaban entregar a esas personas, especialmente en la región de Khersón, personas que están realmente a punto de morir de hambre.

En medio de todos los horrores de la guerra, todo creyente se pregunta: ¿Cómo poder vivir como un cristiano en semejantes circunstancias?

Sabemos que el mandamiento central de la vida cristiana es el mandamiento del amor. Amor a Dios y amor al prójimo. En estos dos mandamientos, dice Cristo, se basan toda la ley y todos los profetas. El evangelista San Juan dice que: “Si alguno dice: «Amo a Dios», y aborrece a su hermano, es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve” . 

Personalmente, ayer tuve la oportunidad de ir a la tristísima, a la aciaga ciudad de Bucha. Bucha es una herida abierta en el cuerpo de Ucrania. Y allí, viendo los cuerpos mutilados y sin alma en el fondo de una fosa común aún abierta, rezamos por su eterno descanso. Y durante esa oración, yo me preguntaba, le pregunté a Dios: Oh Dios, ¿qué significa amarte y amar al prójimo...? Y justamente, junto a esa fosa común, mirando las manos de nuestros hermanos y hermanas asesinados, me di cuenta de una cosa… una cosa que resultó muy importante para mí: amar a nuestro prójimo significa sentir nuestra hermandad con él. Significa entender que juntos somos una familia humana, que pertenecemos a la misma raza humana. Y que allí, en esa fosa común donde yace él, donde ella yace, allí puedo estar también yo.

Tenemos una vocación común, un destino común. Nosotros, como hermanos y hermanas en Cristo, pertenecemos a la misma raza humana. Amar al prójimo es ser consciente y experimentar esta humanidad y, por lo tanto, manifestarla. Por eso Cristo dice: “Debemos amar al prójimo como a uno mismo”. Por eso todo cristiano, no importa en qué parte del mundo viva, ya sea italiano, ya sea alemán o australiano; viendo las atrocidades de los ocupantes en Bucha, hoy dice: “soy ucraniano”. Sintiendo en nuestra raza humana esta unidad con estas víctimas inocentes, es que entendemos que el ocupante lleva esta guerra adelante para que tú y yo nos encontremos mañana en esa misma fosa común.

Pero nosotros amamos a Dios, que es fuente de vida y no de muerte. Y pedimos a nuestro Dios amoroso que verdaderamente podamos sentir nuestra unidad con nuestros hermanos y hermanas. Que incluso aprendamos a amar a nuestros enemigos. Y amar a nuestro enemigo es detener su mano asesina, quitarle las armas, no darle la oportunidad de matar. Pidamos que en estas circunstancias de odio y de guerra asesina sepamos amar a Dios y al prójimo, y que podamos seguir siendo seres humanos.

Te pedimos: Oh Señor, dale el descanso eterno a los asesinados inocentemente, a los muertos en diferentes partes de Ucrania, a aquellos cuyas tumbas aún no han sido encontradas. Oh Dios, danos fuerza para amar. Para que, con tu Amor, por el Amor de tu Espíritu Santo podamos vencer esta guerra. Oh Dios, detén al agresor, detén esta guerra. Da vida a tu pueblo. Bendice a nuestro ejército ucraniano. Bendice a nuestra patria.

La bendición del Señor y su misericordia descienda sobre ustedes por su divina gracia y amor y permanezcan ahora y siempre y por los siglos de los siglos, amén.

¡Alabado sea Jesucristo!.+