Jueves 13 de junio de 2024

San Pío de Pietrelcina: celebraciones por los 25 años de su beatificación

  • 3 de mayo, 2024
  • San Giovanni Rotondo (Italia)
Numerosos peregrinos acudieron al santuario de San Giovanni Rotondo, donde el Card. Marcello Semenaro presidió la celebración eucarística. Revelan fotos inéditas del santo de los estigmas.
Doná a AICA.org

Numerosos peregrinos llegaron, este jueves 2 de mayo, al santuario de Santa María de las Gracias, en la localidad italiana de San Giovanni Rotondo, para visitar la tumba de san Pío de Pietrelcina y particiar de las celebraciones por los 25 años de la beatificación del fraile de los estigmas, que luego fuera canonizado por el papa Juan Pablo II

“Para nosotros, este aniversario es una gran alegría. Tanto por la fecha de la beatificación, el 2 de mayo, como por el inicio del mes dedicado a la Virgen, de quien san Pío fue extremadamente devoto. Este fue un hermoso regalo de san Juan Pablo II a san Pío, quien vivió toda su vida en el amor de Dios", afirma fray Rinaldo Totaro, custodio del convento.

El religioso contó que la celebración eucarística central por esta fecha fue presidida por el cardenal Marcello Semeraro, prefecto del Dicasterio para las Causas de los Santos.

"Para nosotros eso constituye una gran alegría y un testimonio de la cercanía del Papa Francisco a nuestra comunidad", aseguró fray Totaro, y detalló que la jornada festiva culminó con una reflexión sobre san Pío y su profunda devoción a la Virgen.

Un proceso largo y complejo
La causa de beatificación y canonización del Padre Pío duró 16 años y fue, por momentos, complicada. “Cuando abrimos la investigación diocesana sobre la causa, yo estaba aquí, en Santa María de la Gracia. Era el 20 de marzo de 1983, y habíamos preparado todas las sillas en la plaza, dada la gran afluencia de gente; pero cayó una fuerte lluvia y entonces tuvimos que entrar todos al interior de la iglesia", memoró.

"Esa lluvia de ese día en particular nos pareció una hermosa bendición del cielo. La causa no fue sencilla porque, como Jesús, el Padre Pío también tuvo que afrontar muchas dificultades. Hubo mucha gente que lo siguió y que lo amaba; pero también hubo quienes no le creyeron. Lo muy positivo del proceso fue, en cambio, la profundización en la fuerte espiritualidad del Padre Pío, y esto fue muy hermoso porque él era y se sentía un hijo fiel de la Iglesia", destacó.

La fama de san Pío comenzó cuando él estaba vivo. De hecho, fueron muchas las personas que acudieron a San Giovanni Rotondo para conocerlo o asistir a alguna de sus misas. A menudo viajaban de noche y esperaban largas horas, hasta que se abrieran las puertas del santuario y comenzara la primera misa presidida por él, a las cinco de la mañana.

“El padre Pío dijo: haré más ruido muerto que vivo, y así fue. Muchas personas siempre han venido a San Giovanni Rotondo para encontrarlo, y fueron muchos sus hijos espirituales que luego ayudaron a otras personas a encontrar a Jesús a través de María", aseguró el fraile, y agregó: "Este es el legado más importante que nos dejó el padre, porque fue una difusión del amor hacia Cristo, a través de María, y una entrega total a Ella".

"Vivo en este santuario desde hace más de veinte años y he visto muchas generaciones que vienen aquí, familias enteras, madres que enseñan a sus hijos pequeños a rezar y a enviar un beso a la Virgen, como lo hizo el padre Pío, y esto es verdaderamente una gracia conmovedora", sostuvo.

El gran amor por la Virgen
El amor filial del padre Pío por la Virgen María fue muy grande. “Era extremadamente devoto de la Virgen – afirma el hermano Rinaldo–, empezando por la Madonna della Libera de Pietrelcina, a la que llamaba cariñosamente 'nuestra Madonna', y luego por nuestra Madonna delle Grazie, que se destaca en el altar de la iglesia nueva".

"Estos días, todas las tardes, a las 20.45, hacemos un momento de oración mariana, recordando también el 800º aniversario de los estigmas de otro gran amante de María, san Francisco de Asís", detalló, y completó: "Todo esto es muy hermoso, porque sentimos que está siempre con nosotros el espíritu del padre Pío, que continúa acogiendo y animando a estas personas a acudir con confianza a su Madre, porque ninguna oración dirigida a la Virgen queda sin escuchar, y Él siempre lo ha demostrado. Esto nos parece el camino correcto a seguir para llegar al Paraíso".

Diez fotos inéditas del santo de los estigmas
Diez fotografías auténticas y nunca antes vistas del padre Pío de Pietrelcina se publicaron para celebrar el 25° aniversario de su beatificación. Las imágenes muestran al santo en oración, intercambiando correspondencia e incluso con una sonrisa dibujada en su rostro.

Esas instantáneas han sido realizadas por un reportero particular: Elia Stelluto, que documentaba los momentos más íntimos del santo.

"La relación conmigo era como la de un padre. Yo era un niño de siete años. Mi papá emigró a la Argentina, yo estaba solo, mi papá no estaba. Él hacía el papel de papá y mamá, el padre Pío, por eso tenía una confianza con él como de mamá y papá. Tenía el placer de poder abrazarlo", contó el fotógrafo a Rome Reports.

La Fundación San Pío se dedica a promover la devoción al santo, y por eso decidió dar a conocer estas fotografías. A lo largo del año, organizan muchas iniciativas, como llevar reliquias del santo en peregrinación por varias diócesis de los Estados Unidos. También patrocinan viajes de peregrinos de todo el mundo a la ciudad donde falleció el padre Pío, San Giovanni Rotondo.+