Miércoles 5 de octubre de 2022

Restauración del culto público al ícono de la Virgen del Perpetuo Socorro

  • 16 de junio, 2015
  • Resistencia (Chaco) (AICA)
El 26 de abril de 2016 se cumplirá el 150º aniversario de la restauración del culto público al ícono de la Virgen del Perpetuo Socorro. Los misioneros redentoristas conmemorarán el acontecimiento mediante un triple proceso celebrativo en su labor de evangelización y de promoción de la devoción a este título mariano. Teniendo en cuenta esta devoción, el superior general de la Congregación del Santísimo Redentor, padre Michael Brehl, convocó un Año Jubilar que comenzará el próximo sábado 27 de junio de 2015, con la fiesta de la Virgen del Perpetuo Socorro, y que se prolongará hasta el 27 de junio de 2016.
Doná a AICA.org
El 26 de abril del próximo año 2016 se cumplirá el 150º aniversario de la restauración del culto público al ícono de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro en la iglesia San Alfonso, en Roma. Los misioneros redentoristas conmemorarán el acontecimiento mediante un triple proceso celebrativo en su labor de evangelización y de continua promoción de la devoción a Nuestra Madre del Perpetuo Socorro.

Teniendo en cuenta esta devoción, el superior general de la Congregación del Santísimo Redentor, padre Michael Brehl, convocó un Año Jubilar que dará comienzo el próximo sábado 27 de junio de 2015, con la fiesta de la Virgen del Perpetuo Socorro, y que se prolongará hasta el 27 de junio de 2016, fiesta igualmente de la Madre del Perpetuo Socorro.

Año Jubilar del Perpetuo Socorro durante el Jubileo de la Misericordia.
El padre Brehl manifestó que es providencial que la celebración del Año Jubilar de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro coincida con el Año Jubilar Extraordinario de la Misericordia proclamada por el papa Francisco, que se iniciará el 8 de diciembre de este año 2015, solemnidad de la Inmaculada Concepción de María, patrona principal de la Congregación del Santísimo Redentor.

San Alfonso invocó a María como Madre de Misericordia y refugio de los pecadores. En las Glorias de María San Alfonso no se cansa de presentar a María, Madre de la Misericordia, como nuestro Perpetuo Socorro, modelo y guía.

"Los misioneros redentoristas -explicó el padre Brehl- saben que el amor de María no es un elemento opcional de nuestra espiritualidad; es parte integral de nuestra concepción de la abundante redención y la plenitud de la vida a la que estamos llamados por Jesús Nuestro Redentor".

Breve historia del ícono de la Virgen del Perpetuo Socorro
Con motivo del 150 aniversario de la restauración del culto a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, el padre Enrique Kaczocha C.Ss.R, superior de la viceprovincia de Resistencia de la Congregación del Santísimo Redentor, envió a AICA la siguiente breve historia del ícono.

En enero de 1855 los misioneros redentoristas adquirieron Villa Caserta, en Roma, convirtiéndola en la Casa General de la Congregación del Santísimo Redentor. En este mismo establecimiento de la vía Merulana, estaban las ruinas de la iglesia y monasterio de San Mateo, pero los redentoristas no se habían dado cuenta, en ese momento, que habían adquirido los terrenos que, muchos años antes, habían sido elegidos por la Virgen como su Santuario entre Santa María Mayor y San Juan de Letrán.

Cuatro meses más tarde comenzaron a construir una iglesia en honor del Santísimo Redentor y dedicada a San Alfonso María de Ligorio, fundador de la Congregación. El 24 de diciembre de 1855, un grupo de jóvenes comenzó su Noviciado en la nueva casa. Uno de ellos fue Michael Marchi.

Los redentoristas estaban muy interesados en la historia de su nueva propiedad, pero más aún cuando el 7 de febrero de 1863 fueron desconcertados por el cuestionamiento de un sermón dado por el famoso predicador jesuita, padre Francesco Blosi, sobre un icono de María que "había estado en la iglesia de San Mateo en Via Merulana y era conocido como la Virgen de San Mateo, o más correctamente como la Virgen del Perpetuo Socorro.

En otra ocasión, el cronista de la comunidad redentorista al "examinar algunos autores que habían escrito sobre antigüedades romanas encontró algunas noticias sobre la iglesia de San Mateo. Entre ellos había una cita especial, mencionando que en aquella iglesia (situada en la zona del jardín de la comunidad) había un antiguo ícono de la Madre de Dios que gozó de gran veneración y era famosa por sus milagros. Entonces "contó todo esto a la comunidad y comenzaron a preguntarse dónde podrían localizar la imagen. El padre Marchi recordó entonces lo que él había oído del viejo hermano Augustine Orsetti y dijo a sus hermanos que había visto el ícono y sabía dónde se lo podría encontrar."

La recepción del ícono por los Redentoristas
Con esta nueva información, el interés creció entre los Redentoristas para saber más sobre el icono y así recuperarlo para su iglesia.

El superior general, padre Nicholas Mauron, presentó una carta a papa Pío IX en la que solicitaba a la Santa Sede se les conceda a la congregación redentorista el ícono del Perpetuo Socorro, que se colocará en la recién construida iglesia del Santísimo Redentor y San Alfonso, situada cerca del sitio donde estuvo la antigua iglesia de San Mateo.

El Papa accedió al pedido y en el reverso de la carta, de su puño y letra escribió: "11 de diciembre de 1865: el cardenal prefecto de Propaganda llamó al superior de la comunidad de Santa María de Posterula y pidió que la imagen sea entregada a los redentoristas y ellos deberán sustituirla por otra imagen adecuada."

Según la tradición, fue entonces cuando Pío IX le dijo al superior general redentorista: "Dénla a conocer a todo el mundo". En enero de 1866 los padres Michael Marchi y Ernesto Bresciani fueron a Santa María de Posterula para recibir la imagen de los agustinos. Tras un proceso de limpieza y retoque del ícono, tarea confiada al artista polaco Leopold Nowotny, el 26 de abril de 1866 la imagen fue presentada nuevamente para su pública veneración en la iglesia de San Alfonso en Via Merulana.

Restauración por el grave estado de deterioro
Al ser sometido el ícono a varios procesos de restauración debido al deterioro producido, entre otros, por las numerosas fotografías que le sacaban, sobre todo al usarse en ese tiempo el flash de magnesio, se descubrió el grave estado de deterioro de la imagen; la madera, así como la pintura, habían sufrido cambios ambientales y previos intentos de restauración. El gobierno general de los redentoristas decidió contratar los servicios técnicos del Museo del Vaticano para lograr una restauración general del ícono.

Hubo una primera y una segunda etapa de restauración. Los resultados de estos análisis, especialmente en la primera etapa indican que la madera del ícono del Perpetuo Socorro podría ser fechada con seguridad entre los años 1325-1480, y un análisis artístico de la pigmentación de la pintura en una fecha posterior (después del siglo XVII). Esto explicaría por qué el ícono ofrece una síntesis de elementos orientales y occidentales, especialmente en sus aspectos faciales.

Difusión universal del icono y de la devoción
Desde su instalación en la iglesia de San Alfonso en vía Merulana, el culto y la devoción a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro fue creciendo sin cesar, sobre todo debido a que los redentoristas hicieran de ella la imagen mariana de la congregación. Se explica así, por ejemplo, su presencia en tantas iglesias de todo el mundo, con frecuencia en recuerdo de una misión popular redentorista.

Informes: correo electrónico: kaczocha@yahoo.com.ar.+