Martes 24 de mayo de 2022

Realizarán una misa por el cardenal Pironio a 15 años de su partida

  • 29 de enero, 2013
  • Luján (Buenos Aires)
El próximo domingo 3 de febrero, a las 11, en la basílica de Nuestra Señora de Luján, habrá una celebración eucarística en memoria del siervo de Dios Eduardo Pironio, al cumplirse 15 años de su fallecimiento. Fue declarado siervo de Dios el 23 de junio de 2006. Monseñor Carlos Malfa, obispo de Chascomús presidirá la Eucaristía.
Doná a AICA.org
El próximo domingo 3 de febrero, a las 11, en la basílica de Nuestra Señora de Luján, habrá una celebración eucarística en memoria del siervo de Dios Eduardo Pironio, al cumplirse 15 años de su fallecimiento.

La Acción Católica Argentina, la vicepostuladora de la causa de beatificación y canonización del cardenal Pironio, Beatriz Buzzetti Thomson, y el Instituto Cardenal Pironio de la Pastoral de Juventud, convocaron a participar y a ser difusores de la misa que se realizará a los pies de María de Luján y que será presidida por monseñor Carlos Malfa, obispo de Chascomús y presidente de la Comisión Episcopal de Migraciones y Turismo de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA).

Breve semblanza
La vida de Eduardo Francisco Pironio, nacido en Nueve de Julio (Buenos Aires) en 1920 y fallecido en Roma el 5 de febrero de 1998, se formó en una familia numerosa: era el hijo más pequeño de veintidós hermanos.

Pironio fue ordenado sacerdote el 5 de diciembre de 1943 en la basílica de Nuestra Señora de Luján y su primer servicio pastoral fue dedicarse a la formación de futuros sacerdotes como profesor de literatura, latín y luego de filosofía y teología en el seminario de Mercedes, su diócesis.

El siervo de Dios fue creado cardenal en el consistorio del 24 de mayo de 1976, y designado en 1976 prefecto de la Congregación vaticana para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.

Según sus biógrafos, fue profundamente apreciado por el papa Pablo VI, quien le pidió que fuera su confesor. Juan Pablo II lo designó presidente del Pontificio Consejo para los Laicos en 1984. Al momento de su fallecimiento, algunos medios lo consideraron el prelado argentino más encumbrado de la historia. Fue declarado siervo de Dios el 23 de junio de 2006.+