Domingo 19 de septiembre de 2021

Presencia, humildad y cercanía: Quilmes recordó a Mons. Novak

  • 12 de julio, 2021
  • Quilmes (Buenos Aires) (AICA)
Con una misa presidida por el arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Colombo, la diócesis de Quilmes recordó a su primer obispo, monseñor Jorge Novak, a 20 años de su muerte.
Doná a AICA.org

La diócesis de Quilmes celebró el 9 de julio una misa en memoria del siervo de Dios Jorge Novak SVD, primer obispo de la diócesis, al cumplirse 20 años de su fallecimiento.

La Eucaristía tuvo lugar en la capilla del obispado y fue presidida por el arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Colombo. Concelebraron el obispo de Quilmes, monseñor Carlos José Tissera, el obispo auxiliar, monseñor Marcelo Julián  Margni, el obispo emérito de Río Gallegos, monseñor Juan Carlos Romanín SDB, el provincial de los Misioneros del Verbo Divino, padre Marcelo Cattáneo SVD, y el canciller de la diócesis, padre Armando Dessy.

La misa en memoria y acción de gracias fue transmitida en vivo a través de YouTube y Facebook, y contó con la animación de los miembros de la Comisión de Memoria del primer obispo de Quilmes, que se conectaron a través de la plataforma Zoom, y compartieron diferentes gestos para homenajear a Jorge Novak.

El lema que guió esta celebración fue “El dolor de mi pueblo me convirtió en Pastor”. En ese sentido, Norma Romero, el diácono Héctor Salatino, y monseñor Colombo, recordaron momentos de la vida y el ministerio de Novak, y resaltaron su presencia permanente, su humildad y cercanía.

Monseñor Colombo, además, hizo memoria de los primeros años de la diócesis, cuando recién abría la curia, momento en que “los familiares de desaparecidos venían con su dolor a ver a Novak y pedir su intervención; y todos se encontraban con alguien que los escuchaba, que los comprendía y que les daba razones para seguir esperando: transmitía una esperanza habitada por Dios”.

El arzobispo de Mendoza resaltó también la fortaleza y convicción del siervo de Dios: “Cada vez que lo vimos exigido por su enfermedad y por dolores físicos, lo vimos volver a empezar, ponerse de pie y retomar su misión incansable de buen pastor”. "En mi tarea de pastor en Orán, La Rioja y Mendoza, ante desafíos importantes, me sentí iluminado por Jorge Novak. En mi época de seminarista recuerdo que algunos nos llevábamos por las noches las cartas pastorales a la habitación, porque eran largas, y una vez le preguntamos «¿Será que todos las leen?». Y él respondió «Con que uno me lea estoy hecho, porque yo para ese estoy escribiendo y sé que a ese lo puedo ayudar»".

"Muchas veces siento que cuando tomás el tiempo de escribirle a una persona, a través tuyo recibe tantas cosas de Dios que no imaginás… En muchas oportunidades he vivido esa presencia misteriosa de Novak que me conecta con el pasado, con el presente y con el futuro”, reflexionó.

Por su parte, monseñor Tissera compartió el saludo del obispo de Añatuya, monseñor José Luis Corral SVD, anterior provincial del Verbo Divino, e hizo presente al obispo emérito de Quilmes, monseñor Luis Teodorico Stöckler. Al tiempo que agradeció la presencia de los obispos y sacerdotes presentes y saludó a todo el pueblo de Dios que camina en Quilmes, Berazategui y Florencio Varela.+