Miércoles 29 de junio de 2022

Pauline Jaricot ya es beata

  • 23 de mayo, 2022
  • Lyon (Francia) (AICA)
La fundadora de la Obra Pontificia para la Propagación de la Fe fue proclamada beata el 22 de mayo en Lyon, Francia.
Doná a AICA.org

"Amó a Cristo, dejándolo actuar a través de ella”, dijo el prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, cardenal Luis Antonio Tagle, al presidir la misa de beatificación de Pauline Marie Jaricot, fundadora de la Obra Pontificia para la Propagación de la Fe, una de las cuatro Obras Misionales Pontificias (OMP), proclamada beata el domingo 22 de mayo en la Expo de Lyon (Francia) ante unos 12.000 fieles de todo el mundo que se unieron a la celebración. 

“Paulina Jaricot fue una mujer que amaba a Jesucristo, dejando que la Palabra de Dios viviese, actuase y amase en ella y por ella. Vemos en ella un testimonio vivo del poder del amor a Jesús, un amor que se hace identificación con Jesús”, dijo el cardenal Tagle, durante la Eucaristía concelebra por el arzobispo de Lyon, monseñor Olivier de Germany y más de 500 sacerdotes de los cinco continentes. 

Participaron de la celebración los 120 directores nacionales de las Obras Misionales Pontificias presentes en Lyon en el marco de la Asamblea General anual de las OMP. Todos reconocieron la labor de una mujer que, en el transcurso de una vida siempre dedicada a la evangelización, fundó hace exactamente 200 años una obra que se resume en el lema: “una oración y un dinero para las misiones”, y que fue decisiva para el crecimiento y desarrollo de las Iglesias particulares en Asia, África, América Latina, Oceanía, informó la agencia Fides.

Al señalar las extraordinarias intuiciones espirituales y misioneras de Jaricot, el cardenal Tagle añadió: “El Espíritu Santo abre nuevos caminos, para que la Palabra y el amor de Jesús puedan llegar a más personas. Pauline Jaricot fue dócil al Espíritu Santo que la impulsaba con nuevas ideas e iniciativas para evangelizar y servir a los pobres. En esto siguió la gran tradición espiritual, misionera y social de la Iglesia de Lyon”. 

La comunidad católica local, encabezada por monseñor de Germany, demostró entusiasmo y emoción al acoger a la nueva beata, “una mujer contemplativa y activa a la vez”, destacó el obispo de Lyon subrayando que, al final de su vida, como mujer rica se encontró pobre, humillada, olvidada por todos y en condiciones de pobreza. Sin embargo, como recordó el cardenal Tagle, Jaricot “aceptó la pérdida de todas las cosas para ganar a Cristo”, acabando en la miseria, después de haber pasado su vida al servicio de los pobres y explotados, cercanos y lejanos. Sin embargo, Pauline, al pie de la cruz, no perdió la paz del corazón y la esperanza en Dios: “Servir a Jesús en el hambriento, el sediento, el forastero, el desnudo, el enfermo, el encarcelado, conduce a la bienaventuranza eterna. Es la paz de Jesús. La paz que Cristo ha dado a Pauline Jaricot serenidad, paciencia y coraje para afrontar las dificultades físicas, las calumnias y las humillaciones”, recordó el prefecto de Propaganda Fide. 

“La nueva beata -concluyó el cardenal Tagle-, se convirtió en amante de Jesús, misionera de la Iglesia, hermana de los pobres e instrumento de la fraternidad universal”.

Durante la celebración se llevó al altar la reliquia del corazón de Jaricot, encomendada a las manos de una adolescente, Mayline Tran que hace diez años, cuando tenía 3 añitos, se atragantó con bocado de comida y terminó en coma. Después de una cadena de oración y una novena de oración a Pauline Jaricot, los médicos certificaron la extraordinaria recuperación de la niña. Tras el proceso diocesano y el posterior examen por parte de la Congregación para las Causas de los Santos, en 2020 el papa Francisco reconoció el milagro obrado por Dios por intercesión de la venerable Pauline Jaricot, allanando el camino para su beatificación. 

Toda la ciudad de Lyon celebró y rindió homenaje a Jaricot a la que visitantes y peregrinos pueden conocer mejor también gracias a la exposición organizada en la basílica de Fourviere, que alberga testimonios históricos sobre su vida y sobre el movimiento espiritual que inició. Destaca en la muestra la exhibición de ejemplares históricos de los “Anales de la Propagación de la Fe”, publicaciones iniciadas por Jaricot con el objetivo de transmitir noticias de las misiones a todos los bautizados y sensibilizarlos, para que tuvieran el corazón, la mente y las manos abiertas para apoyar los que están comprometidos con el anuncio del Evangelio hasta los confines de la tierra.+