Martes 1 de diciembre de 2020

OMP latinoamericanas al servicio de enfermos y ancianos misioneros

  • 31 de octubre, 2020
  • Caracas (Venezuela) (AICA)
Participaron en forma virtual referentes de las Obras Misionales Pontificias de la Argentina, Colombia, Bolivia, México, Perú y Venezuela. Expusieron miembros del movimiento "Vida Ascendente".

“Espiritualidad Misionera del Adulto Mayor”, fue el tema de la III Conferencia Internacional del Servicio de Enfermos y Ancianos Misioneros que se llevó a cabo el 28 de octubre pasado en modalidad virtual.

Participaron las Obras Misionales Pontificias (OMP) de la Argentina, Colombia, Bolivia, México, Perú y Venezuela, y fue transmitida a través del canal Youtube de OMP Venezuela.

El encuentro virtual llevó por lema “Que el Espíritu Santo los colme de Esperanza”, tomado de la cita bíblica Rom. 15, 13.

La ponencia central estuvo a cargo de los miembros del movimiento “Vida Ascendente” de República Dominicana: monseñor José Dolores Grullón Estrella, obispo de San Juan de la Maguana; la hermana Nayda Núñez, coordinadora del movimiento, y el presbítero Ramón Emilio del Rosario, asesor del movimiento.

Durante la videoconferencia, los referentes de “Vida Ascendente” recordaron la visión integral del hombre, que en sus diferentes dimensiones, busca acercarse a Dios. 

“El hombre es por vocación un ser trascendente y se le interroga por el destino último de su vida”, expresó el presbítero del Rosario. “El anciano es portador de nobles ideales, de aspiraciones sublimes, busca vivir ese encuentro con Dios. A medida que pasan los años, el anciano se va acercando al encuentro con lo trascendente”.

A su turno, la religiosa compartió su experiencia en el servicio a los ancianos, y señaló que existe gran diferencia entre quien tuvo “una vida espiritual sólida” y quienes no conocen la oración. Los primeros, puntualizó, tienen una ancianidad paciente, agradecida y de gran bondad, mientras que los segundos reflejan tristeza, desorientación, nostalgia y añoranza del pasado, aislándose del resto. “¿Cómo hablarles de Dios a estas personas? (…) Más que hablarles de Dios, hay que transmitirles el amor de Dios, darles cariño, acompañarlos, escucharlos, y luego hablarles de Dios”, planteó, y afirmó que es importante conocer la historia de la persona para encaminar su encuentro con Dios.

Finalmente, monseñor Grullón destacó la importancia de prepararse para la vejez, entendiendo que “la misión del ser humano es la misma desde que nace hasta que muere. La misión no cambia”. La misión es evangelizar, aseveró el obispo, y se refirió a que la respuesta de cómo hacerlo la mostró Jesús: Evangelizar es hacer el bien; “no he venido a ser servido sino a servir”, aún desde los pequeños gestos cargados de caridad, bondad y amor a Dios.+