Miércoles 5 de octubre de 2022

Ofrecer a los adolescentes amplias metas y ayudarlos a que las realicen, pidió el Papa

  • 20 de junio, 2017
  • Ciudad del Vaticano
En la tarde del lunes, 19 de junio, el Santo Padre se dirigió a la catedral romana San Juan de Letrán, donde abrió el Congreso eclesial de la diócesis de Roma, que este año tiene el lema: "No los dejemos solos ? Acompañar a los progenitores en la educación de los hijos adolescentes". El Santo Padre subrayó que "la adolescencia no es una patología que debemos combatir. Es parte del crecimiento normal, natural de la vida de nuestros jóvenes". Invitó por ello a "proponerles amplias metas, grandes desafíos y ayudarlos a realizarlos".
Doná a AICA.org
En la tarde del lunes, 19 de junio, el Santo Padre se dirigió a la catedral romana San Juan de Letrán, donde abrió el Congreso eclesial de la diócesis de Roma, que este año tiene el lema: "No los dejemos solos ? Acompañar a los progenitores en la educación de los hijos adolescentes".

El Santo Padre subrayó que "la adolescencia no es una patología que debemos combatir. Es parte del crecimiento normal, natural de la vida de nuestros jóvenes". Invitó por ello a "proponerles amplias metas, grandes desafíos y ayudarlos a realizarlos". Por ello "no hay que dejarlos solos, desafiémoslos más de lo que ellos nos desafían". No dejemos que "el vértigo" lo reciban de otros" sino que nosotros debemos incentivarlos.

El pontífice comenzó su discurso señalándoles a los romanos, que "la vida de las familias y la educación de los adolescentes en una gran metrópoli como esta, exige en su base una atención particular", dijo, porque "no es la misma cosa educar o ser familia en un pueblo que en una metrópoli", sin decir que una sea mejor que otra, sino distintas. Sin olvidar experiencias como "la distancia entre casa y trabajo, en algunos casi dos horas para llegar, la falta de relaciones familiares cercanas debido a que uno se tuvo que mudar para encontrar trabajo o para pagar alquiler, viviendo siempre ?contando los centavos?, para llegar al final de mes, con un costo de vida más caro, porque en los pueblos es más fácil arreglarse".

Francisco detalló algunas de las experiencias que le han transmitido en sus visitas pastorales: "la distancia entre casa y el trabajo que en algunos casos llega a dos horas de viaje; la falta de lazos familiares cercanos debido a la necesidad de trasladarse para encontrar un trabajo o para poder pagar un alquiler; el vivir siempre ?al céntimo? para poder llegar a fin de mes porque el ritmo de vida es muy costoso; el tiempo tantas veces insuficiente para conocer a los vecinos donde vivimos; el tener que dejar muchas veces a los hijos solos en casa".

Por todo ello, animó a reflexionar sobre la familia y la educación de los hijos "en romanesco", teniendo presente los rostros de familias concretas.

En segundo lugar, el obispo de Roma mostró su preocupación por el desarraigo presente en la sociedad. "Familias y personas que poco a poco van perdiendo su arraigo, sus vínculos, esa red vital tan importante para sentirse parte unos de otros, para participar con los demás en un proyecto común".

El Papa resaltó "la experiencia de saber que pertenecemos a los demás, en el sentido más noble del término. Es importante tener en cuenta este clima de desarraigo" que genera "una cultura desarraigada, una familia desarraigada, una familia sin historia, sin memoria, sin raíces".

"Por ello ?recomendó?, una de las primeras cosas en las que debemos pensar como padres, como familias, como pastores, es el escenario donde arraigarnos, donde establecer vínculos, donde encontrar raíces, donde hacer crecer esa red vital que nos permite sentirnos en ?casa?".

El pontífice recordó que la adolescencia es un período de la vida en la que se permanece en movimiento, en transición: "es una fase ?puente?, y por ese motivo los adolescentes no son de ni aquí ni de allí, están en camino, en tránsito. No son niños y no quieren ser tratados como tales, y tampoco son adultos, pero quieren ser tratados como tales, especialmente a nivel de los privilegios".

"Buscan siempre la comparación, preguntan, lo discuten todo, buscan respuestas, atraviesan diversos estados de ánimo, y las familias con ellos".

No obstante, también destacó el valor positivo de la adolescencia: "Es un tiempo precioso en la vida de sus hijos. Un tiempo difícil, sí. Un tiempo de cambios y de inestabilidad, sí. Una fase que presenta grandes riesgos, sin duda. Pero, sobre todo, es un tiempo de crecimiento para ellos y para toda la familia".

Por eso quiso ser tajante al afirmar que "la adolescencia no es una patología y no podemos afrontarla como si lo fuese".

Asimismo, animó a plantear la educación de los adolescentes con una "alfabetización socio-integrada, es decir, una educación basada en el intelecto (la cabeza), los afectos (el corazón) y las habilidades (las manos). Esto ofrecerá a nuestros jóvenes la posibilidad de crecer de forma armónica no sólo personal, sino también socialmente".

El Papa advirtió que "hoy los jóvenes encuentran mucha competición y pocas personas con las que compararse". Atribuyó este fenómeno a la cultura de la "eterna juventud".

"Parece que crecer, envejecer, estacionarse es un mal. Un sinónimo de vida frustrada o agotada".

"Hoy parece que todo se enmascara o se disimula, como si el mismo hecho de vivir no tuviese sentido. Me da pena cuando veo a los que se tiñen el pelo. Me da pena que se quiera hacer un lifting al corazón. Hoy se usa más la palabra "lifting" que la palabra corazón".

"Estas arrugas me han costado toda la vida, son preciosas", dijo el Santo Padre y lamentó que hoy en día "encontramos muchos padres adolescentes, muchos que quieren jugar a ser adolescentes para siempre".

Esta realidad "puede aumentar la tendencia natural que tienen los jóvenes a aislarse o a frenar su proceso de crecimiento ante la falta de un referente en el que reflejarse".

El Santo Padre recordó la urgencia de "recuperar el principio espiritual de la austeridad" frente a un contexto de consumismo extremo.

"Hemos entrado en una vorágine de consumo y hemos sido inducidos a creer que valemos tanto como lo que somos capaces de producir y de consumir". "Educar en la austeridad es una riqueza incomparable", finalizó.+