Sábado 4 de febrero de 2023

Obispos: La ofensa del hambre es peor que la crisis financiera

  • 29 de enero, 2013
  • Ciudad de Guatemala
Al concluir la Asamblea Plenaria, celebrada del 21 al 25 de enero, la Conferencia Episcopal de Guatemala dio a conocer un mensaje titulado: "Bienaventurados los que trabajan por la paz" donde los prelados señalan la necesidad de promover un nuevo modelo de desarrollo y una nueva visión de la economía para poder alcanzar un desarrollo integral, solidario y sostenible. Los obispos alertan que "la crisis alimentaria que golpea a miles de guatemaltecos, en particular a los niños que son víctimas de la desnutrición crónica, es una ofensa a la dignidad humana de quienes sufren y, peor aún, es más grave que la crisis financiera".
Doná a AICA.org
Al concluir la Asamblea Plenaria, celebrada del 21 al 25 de enero, la Conferencia Episcopal de Guatemala dio a conocer un mensaje titulado: "Bienaventurados los que trabajan por la paz" donde los prelados señalan la necesidad de promover un nuevo modelo de desarrollo y una nueva visión de la economía para poder alcanzar un desarrollo integral, solidario y sostenible.

Para esto, según los obispos, el gobierno debe "ofrecer al país un proyecto de nación a corto, mediano y largo plazo, sentando las bases de un futuro de bienestar y calidad de vida para los guatemaltecos, especialmente a los jóvenes y a los niños".

Los obispos alertan que "la crisis alimentaria que golpea a miles de guatemaltecos, en particular a los niños que son víctimas de la desnutrición crónica, es una ofensa a la dignidad humana de quienes sufren y, peor aún, es más grave que la crisis financiera".

El documento episcopal considera que se hace necesario reformar las leyes que reglamentan las inversiones y explotación de los recursos naturales no renovables del país, con la finalidad de que estas actividades económicas sean capaces de mejorar la calidad de vida.

Los prelados guatemaltecos lanzaron críticas al Parlamento por no haber aprobado la Ley de Desarrollo Rural, que representa la "solución urgente" a la situación de hambre y explotación que sufren miles de familias campesinas. "La negativa a la discusión y eventual aprobación de la iniciativa de Ley de Desarrollo Rural largamente trabajada y consensuada con diversos sectores representativos de los intereses campesinos, muestra que el organismo legislativo debe tomar con seriedad y responsabilidad su auténtica misión de ser representantes del pueblo" escriben los obispos.

El texto completo de la declaración puede verse aquí.+