Viernes 3 de diciembre de 2021

Nuevo sacerdote para la arquidiócesis chaqueña

  • 23 de noviembre, 2021
  • Resistencia (Chaco) (AICA)
El arzobispo de Resistencia, monseñor Ramón Alfredo Dus, ordenó sacerdote al diácono Juan Ernesto Molinas, chaqueño de 44 años.
Doná a AICA.org

En una celebración eucarística que presidió el viernes 19 de noviembre, el arzobispo de Resistencia, monseñor Ramón Alfredo Dus, confirió por imposición de sus manos el sacramento del Orden sacerdotal al diácono Juan Ernesto Molinas, chaqueño de 44 años, promovido al presbiterado para el servicio en la arquidiócesis de Resistencia. La ceremonia tuvo lugar en la comunidad Santa Rosa de Lima de la parroquia San Carlos Borromeo, en la localidad de Colonia Elisa, Chaco.

El nuevo sacerdote que eligió el lema: “Esto es mi Cuerpo, que se entrega por ustedes. Hagan esto en memoria mía” (Lc 22,19), fue ordenado diácono el 15 de noviembre de 2019 y está ejerciendo el ministerio diaconal en la parroquia San Carlos Borromeo, de la Escondida, Chaco.

La celebración contó con la presencia de los padres y familiares del nuevo presbítero, Juan Ernesto Molinas, y acompañaron también los sacerdotes diocesanos y religiosos, seminaristas del Seminario Interdiocesano “La Encarnación”, diáconos permanentes, autoridades de la localidad y feligreses de distintas comunidades parroquiales de la arquidiócesis.

Sentirnos una Iglesia sinodal y misionera
En su homilía, monseñor Dus recordó las acciones propuestas por la asamblea vivida en 2019, y que a causa de la pandemia vio pausada la actividad, dijo que “nos dejó como sello de nostalgia reencontrarnos con un espíritu al unísono con la Iglesia”. Y que “con el pensamiento del papa Francisco, sentirnos una iglesia sinodal, ya meditado y reflexionado por nosotros a raíz de la publicación del Papa que hablaba del Sínodo de la Familia y, dadas estas características, señalamos juntos: queremos caminar hacia una Iglesia familia”.

También decíamos: "Una Iglesia familia, más cercana, una Iglesia con su vida religiosa y espiritual en camino, y una Iglesia misionera, lo que no significa hacer propaganda de nuestra fe, sino que invita a vivir juntos el entusiasmo de caminar animados por el Espíritu, real y naturalmente nos nace compartir la fe que tenemos, compartir la gracia que hemos recibido, compartir esa esperanza y esa fortaleza que nos hace luchar juntos en el presente creyendo que Dios nos conduce a una acción y a un amor más grande hacia adelante", afirmó.

Consagración para el servicio de la Iglesia arquidiocesana
Monseñor Dus agregó: “En este marco, me parece ubicar y recibir esta gracia de la consagración de Juan Ernesto, que es una consagración para el servicio de la Iglesia, de esta Iglesia concreta que somos, caminando juntos con esta Iglesia chaqueña. La consagración no es una realidad que me retrae sobre mí mismo sino que me desafía a la apertura y al encuentro con los demás, al encuentro con esta Iglesia de Cristo concreta. Amo a Cristo, me consagro a él para dedicarme, para consagrarme a mis hermanos, a la gente”.

Al precisar que “para construir esta Iglesia familia”, tomándose de la idea del papa Francisco, monseñor Dus marcó que “son necesarias al menos tres cercanías: aprender de la actitud del mismo Dios, del mismo Jesús, que quiso compartir su vida haciéndose cercano con su pueblo. La cercanía como hermanos: fraternos en el presbiterio, vivir allí también nuestro servicio, nuestra generosidad. La misión: la cercanía con nuestro pueblo. Como el que sirve, el servidor”.

Dirigiéndose al neosacerdote monseñor Dus le deseó en nombre de toda la iglesia: “vivir su sacerdocio cerca del corazón de Jesús que late por nuestra gente, nuestro pueblo; y saber escuchar acompañándonos. Que el ministerio sacerdotal, que nos hace capaces de compartir el Cuerpo y la Sangre de Jesús, de perdonar en su nombre, que sea el camino más cercano y propio que nos ayude a vivir ese servicio hacia los demás, compartiendo sus necesidades, dando espacio y tiempo a escucharnos y acompañarnos, y después juntos también ayudarnos a discernir lo que Dios quiere en cada momento con nosotros”.

Juan Ernesto Molinas
Nació en Resistencia el 22 de junio de 1976, hijo de don Rodolfo Elías Molinas y doña Elena Dlugopolski. Es el sexto de siete hermanos. De la parroquia San José esposo de María de Barranqueras, Chaco.

Inició su formación al sacerdocio en el seminario Conciliar Guadalupano Josefino, en el Estado de San Luis Potosí en México. Continuó y finalizó la formación en el Seminario Interdiocesano “La Encarnación”, de Resistencia.

Realizó sus actividades pastorales en la parroquia Santa Margarita, de Las Palmas, y en la catedral San Fernando y Cura Brochero de Resistencia, luego en la parroquia San José, de Barranqueras, Chaco, y actualmente en la parroquia San Carlos Borromeo, de la Escondida, Chaco.

El 2 de diciembre de 2018 recibió de manos de monseñor Ramón Alfredo Dus la admisión en orden al presbiterado en la Catedral San Fernando y Cura Brochero de Resistencia y la ordenación diaconal el 15 de noviembre de 2019 también en la iglesia catedral de Resistencia.+

NOTICIAS RELACIONADAS