Viernes 12 de agosto de 2022

Parroquia porteña entronizará la reliquia del primer beato venezolano

  • 31 de diciembre, 2021
  • Buenos Aires (AICA)
Nuestra Señora de Caacupé, del barrio de Caballito, se caracteriza por acompañar a la comunidad venezolana. Por tal motivo, recibió una reliquia del beato José Gregorio Hernández
Doná a AICA.org

La parroquia Nuestra Señora de Caacupé, de Caballito, se ha convertido en el templo porteño que congrega a migrantes venezolanos. Su párroco es el presbítero Eusebio Hernández, quien ha establecido fuertes lazos de amistad con la comunidad de Venezuela, liderada por Denglys Romero. 

Los venezolanos en la Argentina definen a esta parroquia como un lugar que les hace sentir más cerca de casa, donde su acento predomina, pese a estar lejos de la patria. De esta forma, a la bandera paraguaya del templo, de donde proviene la devoción a la Virgen de Caacupé, se le sumó la bandera venezolana.  

Por tal motivo, la parroquia recibió la reliquia del beato venezolano José Gregorio Hernández, muy querido en su país de origen, que fue enviada por el cardenal Baltazar Porras Cardozo y el presbítero Gerardino Barracchini, vicepostulador de la causa. 

La entronización de la reliquia en el templo será el 15 de enero, durante la misa vespertina de las 19.30. Luego habrá un homenaje con música y danzas venezolanas.

Historia del beato José Gregorio Hernández
José Gregorio Hernández Cisneros fue un médico, científico, profesor, filántropo de vocación católica, y franciscano seglar venezolano, conocido en su país como “el médico de los pobres”.

Nacido en Isnotú en 1864, José Gregorio estudió medicina en París. Más tarde, el gobierno venezolano le pidió que ayudara a modernizar el sistema de salud del país, como maestro y como investigador.


Murió en 1919, durante la pandemia de gripe, cuando un auto lo embistió fatalmente al cruzar la calle. Acababa de salir de la farmacia para llevarle medicinas a una mujer mayor.

Su devoción se extendió por su fama de donar medicamentos y atender gratis a los pacientes más vulnerables de Caracas. Es muy querido en su tierra natal. Incluso, muchos venezolanos llevan su nombre, en su honor. 

La beatificación de José Gregorio Hernández fue en abril de este 2021, y es la primera de un laico venezolano, a 72 años de haberse iniciado la causa.

El milagro atribuido a su intercesión sucedió a partir de un accidente vial que padeció una niña de 11 años, quien, con un desesperanzador diagnóstico, presentó una inesperada mejoría luego de que su madre rezara a José Gregorio.+