Miércoles 1 de febrero de 2023

Nigeria: Liberan al sacerdote y cinco laicos secuestrados el 24 de noviembre

  • 29 de noviembre, 2022
  • Abuja (Nigeria) (AICA)
El secuestro de sacerdotes y religiosos es un delito de larga data en Nigeria. Este año parece que va en aumento el número de sacerdotes secuestrados.
Doná a AICA.org

“El padre Peter Abang Ochang y sus compañeros fueron puestos en libertad el sábado 26 de noviembre por la mañana. Están bien”, manifestó el padre Peter Abue, vicario general de la diócesis de Ogoja, confirmando la liberación de párroco de la iglesia de la Misión Católica Romana de San Esteban, en la diócesis de Ogoja en el Estado de Cross River. 

El sacerdote fue secuestrado el 24 de noviembre en un área del estado de Nasarawa, junto con 5 miembros de la Sociedad San Judas (3 mujeres y 2 hombres) cuando se dirigían a Abuja para participar en algunas iniciativas eclesiales cuando fueron atacados y llevados al monte.

El padre Abue manifestó a la Agencia Fides supone que, al menos en el caso del padre Peter Abang Ochang, su secuestro junto con el de sus compañeros, no se debe a un acto dirigido específicamente a la Iglesia católica. 

“No creo que el padre Peter y su grupo hayan sido atacados específicamente porque había un sacerdote entre ellos. Creo que fue una coincidencia. Los bandidos que operaban en esa zona se cruzaron con ellos y se los llevaron”.

El vicario general de la diócesis de Ogoja no descarta que lo que le pasó al sacerdote y al grupo dirigido por él pueda pasarle a otros: “Desgraciadamente en esa zona proliferan el bandolerismo y los secuestros”, concluyó.

Nigeria está experimentando un fuerte resurgimiento de la persecución religiosa y étnica. Los ataques a iglesias, presbiterios o conventos son habituales, con un número cada vez mayor de víctimas. En 2021, la ONG "Puertas Abiertas" hizo la escalofriante observación de que un cristiano es asesinado cada dos horas en Nigeria, convirtiendo a este país en "el lugar más violento del mundo para los cristianos, por segundo año consecutivo". 

Una persecución debida, en gran parte, a las tensiones étnico-religiosas, acentuada por las incursiones yihadistas. La organización terrorista islamista Boko Haram se fusionó notablemente con otros rebeldes yihadistas y prometió lealtad a Al-Qaeda. Los “sindicatos del crimen” también juegan un papel importante en la difusión de la violencia aterrorizando las regiones que controlan. La violencia tiene lugar tanto en el norte del país, mayoritariamente musulmán, como en el sur, mayoritariamente cristiano.+