Sábado 16 de octubre de 2021

Mons. Vázquez ordenó un diácono camino al sacerdocio

  • 9 de septiembre, 2020
  • Morón (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de Morón, monseñor Jorge Vázquez, ordenó diácono camino al sacerdocio al joven Hernán Acosta.
Doná a AICA.org

En una ceremonia presidida por el obispo de Morón, monseñor Jorge Vázquez, fue ordenado diácono camino al sacerdocio el joven Hernán Acosta. Debido a las medidas sanitarias, la comunidad acompañó la celebración a través de las redes sociales.

Presenciaron la ordenación la familia de Hernán y dos compañeros del seminario, que llegaron especialmente desde Lomas de Zamora.

En su homlía, el obispo señaló que “el contexto de esta celebración está marcado: en primer lugar por la figura de la Virgen, ya que hoy celebramos con toda la Iglesia la fiesta de la Natividad de María. En segundo lugar por la crisis del Covid-19 que abarca toda la humanidad, y, en tercer lugar por la realidad de nuestro primer sínodo diocesano en marcha”.

En primer lugar, se refirió a la Fiesta de la  Natividad de la Virgen María. Al respecto, afirmó: “El nacimiento de María nos encamina directamente al sí de las promesas, que alcanzarán su cumplimiento en el  sí de la Anunciación”.

“El nacimiento de María significa que la historia humana es en definitiva, historia de salvación. Las sombras se disipan y van dejándole paso a la aurora, ‘se retiran ante la llegada de la luz, y la gracia sustituye a la letra de la ley por la libertad del espíritu’”, destacó.

Y centrándose en el Evangelio, señaló que “Dios salva en el camino, caminando con su pueblo”, y aplicándolo a la realidad de la diócesis que ha iniciado un camino sinodal, consideró: “Tenemos que caminar desde nuestras raíces, aceptando con memoria agradecida nuestra propia genealogía”.

“Esto ha de darse, Hernán, también en tu propia vida. No te olvides de tus raíces, de tu familia, de los lugares por los que pasaste, del Seminario que te formó, de las comunidades donde estuviste, del colegio, del profesorado”, aconsejó. “En el caminar crece la esperanza de una nueva aurora para la humanidad y la creación entera, en la espera del Salvador, tal el sentido de la Natividad de María”.

En segundo lugar, se refirió a la crisis actual, que “tal vez marque un antes y un después”, situación que el Papa comparó con “una violenta tempestad capaz de hundirlo todo”, y que “sin duda puso en evidencia nuestra condición frágil y limitada y visibilizó la gran crisis actual que se viene gestando desde hace mucho tiempo atrás. El camino de salida es la solidaridad, la servicialidad, la unidad y la construcción de fraternidad”, aseguró.

Finalmente, se refirió a la ordenación diaconal: “Nos podemos preguntar qué le quiere decir Dios a la Iglesia de Morón, Hurlingham, Ituzaingó a través de tu ordenación diaconal. ¿Cuál es el significado profundo que tiene? ¿Por qué en estas circunstancias? Sin duda, no podemos ignorarlas, es más, ellas marcan nuestro tiempo, reclaman nuestro compromiso”, indicó.

“Querido Hernán, como Iglesia compartimos con vos este momento en el que tu ‘sí’, como el de María, la humilde servidora del Señor, en la Anunciación, nos llena de alegría y de esperanza”.

“Hernán, desde tu fragilidad llena de esperanza hoy te arriesgas. El señor ha querido necesitar hoy, en este tiempo concreto, en medio de esta crisis que lo es también de sentido, ha querido necesitar tu sí. La Iglesia también lo necesita. La gente de nuestro pueblo, los hombres y mujeres que caminan con nosotros necesitan de tu alegría, que proclames la Buena Noticia y que la encarnes. Te entregaré el Evangelio para que lo anuncies con entusiasmo  y lo proclames con tu vida. Los jóvenes te necesitan para que les contagies la alegría de Jesús, el gozo del Evangelio, que seas Evangelio vivo. Te necesitan los pobres, los enfermos, los sufrientes. Y sobre todo, te necesita Jesús para que prolongando su servicialidad, te arrodilles ante las miserias de los hombres y no tengas miedo de lavarles los pies”, sostuvo.

“Hernán, así serás servidor, sacramento, presencia de Cristo Siervo. Estarás en medio de la Iglesia como el que sirve, como Jesús que ‘no vino para ser servido, sino para servir y a dar su vida en rescate por una multitud’. No temas ocupar el último lugar. Aprendé la lógica del Evangelio, donde los últimos son los primeros, los que pierden ganan y los que sirven reinan”, animó.

“Hernán. Serás servidor en esta Iglesia de Morón en la que caminamos juntos, haciendo el Sínodo y en la que Jesús está presente caminando con nosotros. Somos la Iglesia del camino, la Iglesia en salida, la Iglesia de la misión. Somos pueblo de Dios peregrino en las vicisitudes de la historia, somos la posta de los caminantes porque somos la Iglesia de la ermita, en la que se encuentra descanso, se alivian las penas, se sanan heridas, se restauran fuerzas”.

“Que la Señora del Camino y de los caminantes, la Virgen del Buen Viaje, bendiga tu ministerio, tu servicio ¡Salí con Ella al camino! Llevando la alegría del Evangelio, sirviendo a todos, especialmente a los más pobres”, concluyó.+

» Texto completo de la homilía