Domingo 19 de septiembre de 2021

Mons. Uriona: "Comprometámonos a la misión de anunciar la Buena Noticia"

  • 19 de mayo, 2021
  • Río Cuarto (Córdoba) (AICA)
El obispo de Villa de la Concepción del Rio Cuarto aseguró que vale la pena cumplir el mandato misionero "a pesar del rechazo, incluso de la persecución".
Doná a AICA.org

Monseñor Adolfo Armando Uriona FDP, obispo de Villa de la Concepción del Río Cuarto, celebró la misa de la Ascensión del Señor desde el seminario Jesús Buen Pastor, donde aseguró que la Buena Noticia tiene que ser anunciada a todos.

“Cristo por un acto de obediencia al Padre no solo se hizo hombre sino que se entregó a la muerte y una muerte de cruz. Allí en la cruz llevó todos los pecados de la humanidad y redimió nuestra condición pecadora”.

“Cristo hombre Dios, Cristo resucitado, está a la derecha de Dios y también con Él lleva a su cuerpo que es la Iglesia. Esto tiene una repercusión en nuestra vida: todo lo que hagamos aquí es redimido por la sangre de Jesucristo; todos nuestros dolores todo lo que padecemos, todo lo que entregamos, todos nuestros trabajos están en Él en la gloria de Dios. Todo tiene un sentido y ya en el Cielo resuena lo que hacemos aquí en la tierra”, sostuvo.

El pastor riocuartense afirmó que “lo primero y lo fundamental de esta fiesta de la Ascensión es que es una fiesta de la esperanza. Cristo quiere que compartamos su misión, Él se va, pero nos indica que anunciemos la Buena Noticia a toda la creación”.

“El anuncio del Evangelio no es una tarea nuestra es una tarea de Jesucristo en nosotros. Por eso a pesar de ser débiles criaturas, personas con muchos límites y con muchos problemas, el Evangelio se va transmitiendo por el poder de Cristo que actúa en los que le quieren ser fieles”.

“Dentro de unos días vamos a celebrar la fiesta de Pentecostés, la llegada del Espíritu Santo. Es la fiesta de la Iglesia, que camina en la historia con la misión de anunciar el Reino. Tal como nos pide constantemente el papa Francisco, como los primeros apóstoles, obedezcamos el mandato de Jesús y vayamos al mundo entero a anunciar la Buena Noticia a pesar del rechazo, incluso de la persecución, pero vale la pena. Jesús desde su gloria nos dará la fuerza para poder hacerlo”.+