Viernes 12 de julio de 2024

Mons. Uriona a los jóvenes: 'Dios no es solitario, es comunidad'

  • 28 de mayo, 2024
  • Río Cuarto (Córdoba) (AICA)
En la solemnidad de la Santísima Trinidad, el obispo de Río Cuarto presidió la misa de cierre de la tercera edición del Encuentro Regional de Jóvenes, que tuvo lugar en esa ciudad cordobesa.
Doná a AICA.org

El obispo de Villa de la Concepción del Río Cuarto, monseñor Adolfo Uriona FDP, presidió la misa de cierre de la tercera edición del Encuentro Regional de Jóvenes. La celebración tuvo lugar en el templo San Francisco, y contó con la presencia de obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, religiosas y jóvenes de distintas diócesis.

La celebración tuvo lugar en la solemnidad de la Santísima Trinidad, el misterio mayor de la fe cristiana. "Dios no es un solitario, Dios es comunidad, es Padre, Hijo y Espíritu Santo. Tres personas distintas, pero que se quieren tanto que son uno solo", recordó el prelado.

Subrayó, además, que en el encuentro se hizo experiencia de comunidad, y exhortó a los jóvenes a construirla en sus parroquias y capillas: "Eso es Iglesia, la Iglesia es comunidad, por eso la Iglesia surge de la Trinidad. Que vivamos a imagen de ese Dios que es amor y que aprendamos a amarnos unos a otros, generando comunidad".

Monseñor Uriona también se refirió a la oración contemplativa realizada el sábado, y descçtacó que no se trata de una introspección, sino de "encontrarnos con el Dios que es más íntimo que nosotros mismos. Dios que está ahí adentro". Por eso, animó a los jóvenes a cultivar el silencio y la oración al Santísimo para conectar con ese Dios interior.

Por último, el obispo recordó que la revelación de la Trinidad está en el contexto de la misión: "Así como el Padre me envió, yo los envío a ustedes. La Trinidad nos dice, y sobre todo después de este encuentro, que tenemos que volver y ser misioneros. Anunciar que Jesús está presente y está vivo en medio de nosotros".

El prelado concluyó invocando a María Santísima, al beato Carlo Acutis y a San Francisco de Asís para que ayuden a los jóvenes a vivir estas realidades y a mostrar al mundo que Dios es misericordia.+