Jueves 2 de diciembre de 2021

Mons. Torrado Mosconi presidió las patronales de French

  • 18 de agosto, 2020
  • Nueve de Julio (Buenos Aires) (AICA)
"Con el corazón en el cielo y los pies en la tierra", Mons. Torrado Mosconi presidió en French la fiesta de la Asunción de la Virgen
Doná a AICA.org

“El corazón en el cielo y los pies bien en la tierra” fue el mensaje del obispo de Nueve de Julio, monseñor Ariel Edgardo Torrado Mosconi, al presidir el 15 de agosto, solemnidad de la asunción de la Virgen María, la celebración de las fiestas patronales de la localidad de French (ex-Manuel B. Gonnet), en el partido bonaerense de Nueve de Julio.

La celebración eucarística, que se llevó a cabo a las 17 siguiendo el protocolo de distanciamiento y las demás medidas sanitarias por la pandemia del coronavirus, fue concelebrada por el presbítero José Alberto Pedraza.

Al comenzar la misa el obispo manifestó que “este año no se podrá hacer la procesión alrededor de la plaza, ni servir el tradicional chocolate después de la misa, debido a la pandemia”, sin embargo, agregó, “tus hijos quieren honrarte Madre y por eso desde la posibilidad que nos dan las nuevas tecnologías, nos hemos reunido virtualmente para expresarte nuestro cariño, acudir a tu intercesión y experimentar tu protección maternal, que tanto la necesitamos en estos tiempos”.

Monseñor Torrado Mosconi hizo hincapié en que la celebración de la fiesta de la Asunción de la Virgen nos recuerda que nuestro corazón debe estar en las cosas del cielo. En efecto, agregó, “aunque son muchas las preocupaciones, trabajos y ocupaciones de nuestra vida cotidiana, nada debe hacernos olvidar de elevar nuestros ojos al cielo cada día en la oración para descubrir nuestra dignidad y nuestra vocación más profunda. Somos ciudadanos del cielo, desterrados hijos de Eva, que debemos suspirar en el deseo de eternidad”.

Dignidad del cuerpo humano
Al recordar que María fue elevada al cielo en cuerpo y alma, el prelado recordó la dignidad del cuerpo humano que también está llamado a la eternidad. Y agregó: “Por eso el cuerpo siempre debe ser cuidado y nunca maltratado”. Luego expresó que “el maltrato se puede dar por tener una visión materialista que desprecia el cuerpo, importando sólo la apariencia, que lleva a excesos de trastornos en la alimentación, obsesiones por la juventud mediante cirugías y otros tratamientos, por los ejercicios físicos y las dietas.

Por otro lado hay quienes desprecian el cuerpo humano con la pornografía y el ejercicio de una sexualidad desordenada y separada del amor. Otros, descuidan el cuerpo agrediéndolo a través del alcohol, el tabaco y las drogas, los excesos de todo tipo que llevan a una destrucción de la dignidad del cuerpo”.

Estas, y tantas otras situaciones, nos muestran que debemos mirar el cuerpo de mujer de María, en el cielo, que nos re-cuerde la dignidad y el respeto a la que está llamada la integridad del ser humano en su cuerpo y en su alma.

Por último, hizo referencia a que la Virgen no sólo nos muestra cuál es la meta de nuestra vida, sino también el camino. Para llegar al cielo debemos bajar a lo más humilde, al servicio concreto a los hermanos. Por eso debemos mantener nuestro corazón en el cielo y los pies bien en la tierra.

Al concluir la misa hizo una bendición solemne para todas las familias de French y de toda la diócesis, pidiendo especialmente que las preserve de esta pandemia.+