Miércoles 17 de julio de 2024

Mons. Tissera ordenó tres nuevos diáconos para la diócesis

  • 27 de marzo, 2023
  • Quilmes (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de Quilmes confirió el orden del diaconado a los seminaristas Roberto Amado Barúa, Guido Lautaro Belloni y Sergio Adrián Britez.
Doná a AICA.org

El obispo de Quilmes, monseñor Carlos José Tissera, presidió en la catedral de Quilmes una celebración eucarística el sábado sábado 25 de marzo, día de la Anunciación del Señor y del Niño por Nacer, en la que ordenó diáconos a los seminaristas Roberto Amado Barúa, Guido Lautaro Belloni y Sergio Adrián Britez. 

Concelebraron junto con monseñor Tissera el obispo auxiliar de la diócesis, monseñor Eduardo Gonzalo Redondo; el obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Marcelo Julián Margni; el obispo emérito de Río Gallegos, Juan Carlos Romanín SDB, y sacerdotes de la diócesis. También participaron diáconos y fieles de diversas comunidades parroquiales.

En la homilía, monseñor Tissera hizo una catequesis a partir del Evangelio de la Anunciación, y recordó que “toda nuestra diócesis está de fiesta por el ‘sí’ de ustedes y por el gran amor de Dios y de María. Es la alegría del seminario y de nosotros, que los conocemos desde hace varios años”. Además, recordó al Santo Cura Brochero y al Siervo de Dios y ex obispo de Quilmes, monseñor Jorge Novak SVD.

Asimismo, el prelado agradeció a las familias de cada uno de los ordenandos, “porque ustedes también dicen 'sí' como lo hicieron Roberto, Sergio y Lautaro. Ellos nacieron y crecieron en sus familias. Con ustedes, damos gracias a Dios porque pasó por su casa y se fijó en ellos, para invitarlos a seguirlo en la misión de anunciar el Evangelio y de ser testigos del Señor resucitado”. 

Además, monseñor Tissera expresó su gratitud al equipo de formadores del seminario, a quienes felicitó y agradeció “por la tarea de acompañar a estos hermanos en su formación como creyentes y como futuros ministros de la Iglesia”. “Recemos por todos aquellos a los que el Señor llama a una especial consagración, para que nuestra oración y el acompañamiento de las comunidades los anime a dar su 'sí' generoso y confiado”, agregó.

Luego, el obispo quilmeño. se dirigió a los nuevos diáconos y les recordó que, “por la ordenación, ustedes serán identificados con Jesús Servidor. Serán reflejos de ese amor de Jesús que lava los pies a los discípulos. Es la misma actitud que aprendemos de María, la servidora del Señor”. 

En esa sintonía, manifestó que, “en este camino sinodal, Dios nos regala estos nuevos diáconos, consagrados para servir al pueblo de Dios. Nos muestra así que fuimos llamados todos para formar parte de una Iglesia diaconal, encarnada en el hoy de nuestro pueblo, sanando las heridas de los hermanos que están a la orilla del camino, con el aceite del consuelo y el vino de la esperanza”.

Al finalizar la homilía, el obispo les impuso las manos a los nuevos diáconos y les entregó el Evangelio, junto con unos recipientes para el lavatorio de pies, como símbolos de su servicio. 

Sobre el final de la celebración, los diáconos, que eligieron como lema de ordenación “He aquí la servidora del Señor, hágase en mí según tu Palabra" (Lc. 1, 38), agradecieron a sus familias, a sus formadores, a los sacerdotes, a los obispos y a las comunidades que los vienen apoyando en relación con su ministerio.+

» Texto completo de la  homilía