Domingo 2 de octubre de 2022

Mons. Stanovnik: "Es posible construir una convivencia en paz y con esperanza para todos"

  • 9 de agosto, 2022
  • Corrientes (AICA)
El arzobispo de Corrientes hizo un llamado a la cultura del encuentro durante la misa por la memoria litúrgica de San Cayetano y por la tradicional Peregrinación de los Trabajadores y sus Familias.
Doná a AICA.org

El arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap, destacó que hayan coincidido la memoria litúrgica de San Cayetano, patrono de la Providencia, y la tradicional Peregrinación de los Trabajadores y sus Familias.

“¡Qué bien nos sentimos cuando podemos peregrinar juntos y darle un sentido a nuestra vida! ¡Y qué extraño es a nuestra manera de ser quedarnos aislados en nuestras casas! Y, sin embargo, ¡Cuánto nos cuesta caminar juntos!”, exclamó durante la misa en el santuario correntino de San Cayetano.

“Por una parte, desde lo más profundo de nuestro corazón anhelamos el encuentro y, por otra parte, cuando estamos juntos nos agredimos y nos dañamos continuamente. Siempre debemos vigilar sobre nosotros mismos para mantenernos una ‘comunidad en camino a la renovación en el Espíritu’, de acuerdo con la consigna que ilumina esta peregrinación”, agregó, y completó su reflexión: “Esa extraña contradicción de no hacer lo que quisiéramos, sabiendo que es lo mejor para nosotros, y empecinarnos en hacer lo que sabemos que no es bueno, también la vivió San Cayetano”. 

El arzobispo correntino destacó el modo como el santo reaccionaba ante esa contradicción: “Los testimonios que tenemos de su vida nos cuentan que Cayetano se distinguió por su asiduidad en la oración y por la práctica de la caridad para con el prójimo. Con esas herramientas construyó su vida y muy pronto se le unieron otros que se sentían llamados a poner en práctica la oración y la caridad con el prójimo”.

“Las crisis que vivimos en nuestra historia personal o familiar, o las que nos toca atravesar en la convivencia social y política, jamás se resuelven rompiendo, provocando el caos y saqueando”, advirtió, y profundizó: “Las crisis se superan con la creación de nuevos espacios de encuentro y de diálogo, y con nuevas y creativas formas de solidaridad”.

Monseñor Stanovnik compartió una reflexión del papa Francisco: “El Evangelio nos invita siempre a correr el riesgo del encuentro con el rostro del otro, con su presencia física que interpela, con su dolor y sus reclamos, con su alegría que contagia en un constante cuerpo a cuerpo. La verdadera fe en el Hijo de Dios hecho carne es inseparable del don de sí, de la pertenencia a la comunidad, del servicio, de la reconciliación con la carne de los otros. El Hijo de Dios, en su encarnación, nos invitó a la revolución de la ternura”.

“Motivados por nuestro santo patrono estamos reunidos alrededor de la mesa del altar del Señor para celebrar la Eucaristía, renovar el misterio pascual y comprometernos a extender la gracia de este encuentro a las personas, instituciones y lugares donde nos desempeñamos diariamente. Nuestros corazones vibran de emoción por la profunda devoción que sentimos a este gran santo del pan y del trabajo, a quien también le suplicamos ardientemente el don de la paz, paz en nuestros corazones, paz en nuestras familias, paz y amistad social para nuestro pueblo, esa paz que es fruto de la justicia y del compartir los bienes de la creación”.

“Al celebrar hoy el decimoquinto aniversario de la creación de este santuario, nos ponemos bajo el amparo de San Cayetano y nos encomendamos a nuestra tierna Madre de Itatí. A Ella le pedimos que nos cuide, nos enseñe a cuidarnos entre nosotros y junto a los que más sufren, para ser testigos creíbles de que es posible construir una convivencia en paz y con esperanza para todos”.+

» Texto completo de la homilía