Miércoles 29 de junio de 2022

Mons. Schevchuk: "Continúan los combates brutales en el este de Ucrania"

  • 20 de mayo, 2022
  • Kiev (Ucrania) (AICA)
El primado greco-católico ucranio advirtió sobre esta situación al invitar a rezar por la paz y el fin de la guerra, y al pedir por los afectados, en particular desplazados y soldados en cautiverio.
Doná a AICA.org

El primado de la Iglesia Greco-Católica Ucraniana, Su Beatitud Sviatoslav Schevchuk, advirtió este viernes 20 de mayo, día 86 de la “terrible agresión de Rusia”, que “continúan los combates brutales en el este de Ucrania” y puntualizó que un drama especial es la “nueva ola de bombardeos” de las regiones de Chernihiv y Sumy, como en la ciudad de Kharkiv y en la provincia del mismo nombre. 

“Imaginemos el drama de esas personas que se vieron obligadas a abandonar sus hogares; luego volvieron a casa, encontraron su hogar intacto, ya se alegraban de la podían reanudar su pacífica vida... y de pronto, nuevamente los proyectiles y las bombas aéreas golpean sus hogares, ya esta vez disparadas desde territorio ruso, y muere gente”, describió.

Monseñor Schevchuk reflexionó sobre otra obra de misericordia para el alma del prójimo, como es “rezar por los vivos y los muertos” e invitó a una oración general de toda la Iglesia por Ucrania, cada día a las 9 (hora de Kiev) y a las 8 (hora de Roma).

“A todos los que nos escuchan que se unan a esta oración. Recemos juntos por los vivos y los muertos de Ucrania. Recemos juntos por el fin de esta guerra. Por la paz en nuestra Patria”, pidió.

La máxima autoridad greco-católica ucraniana agradeció también la visita al país de monseñor Paul Gallagher, secretario de la Santa Sede para las Relaciones con los Estados, y a la Santa Sede por “todo lo que se está haciendo hoy en el campo diplomático para detener al agresor ruso, injusto”.

Perdonar de corazón las ofensas
En su reflexión del jueves 19 de mayo, a 85 días de la lucha a “gran escala contra la agresión rusa”, monseñor Schevchuk rezó especialmente y expresó su deseo de ayudar a “todos los que se han visto afectados por la guerra de diferentes maneras”.

“Especialmente por todos los han sido desplazados por la fuerza. Por los que están lejos de su casa. Por los que están heridos. Rezamos por aquellos soldados nuestros que han caído en cautiverio enemigo”, precisó.

Asimismo, reflexionó sobre la obra de misericordia para con el alma del prójimo que dice: “Perdonar de corazón las ofensas” y explicó: “Perdonar de corazón las ofensas, sobre todo en nuestras relaciones personales; significa vencer el mal que los demás hayan podido hacerme”.

“Oh Dios, bendice a Ucrania. Oh Dios, cura las heridas que esta pesada guerra ha provocado en el alma ucraniana. Señor, enséñanos a perdonar, especialmente a nuestro prójimo, a los nuestros más queridas. Que las ofensas ya sean grandes o pequeñas no hieran nuestras familias, nuestras parroquias, nuestras comunidades. Que toda ofensa sea superada por el poder del perdón dado en nombre de Dios, como obra de misericordia para con el alma del prójimo”, rogó.+