Domingo 26 de septiembre de 2021

Mons. Scheinig: la comunidad de creyentes tiene mucho para aportar en pandemia

  • 2 de julio, 2021
  • Chivilcoy (Buenos Aires) (AICA)
En este contexto complejo, el arzobispo de Mercedes-Luján consideró que es así "porque creemos que Jesucristo es el Salvador y podemos vivir este tiempo con esperanza, con solidaridad, con caridad".
Doná a AICA.org

El arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Jorge Eduardo Scheinig, presidió el 29 de junio la misa por la solemnidad de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo en la parroquia San Pedro Apóstol, de la ciudad de Chivilcoy, donde se rezó especialmente por el papa Francisco en el marco de la fiesta patronal de esa comunidad.

La Eucaristía fue concelebrada por el presbítero Federico Lagoa, párroco local, y los sacerdotes de la ciudad. También participaron diáconos permanentes y algunos seminaristas que realizan su pastoral en Chivilcoy.

En la homilía, monseñor Scheinig recordó: "Hoy celebramos que Jesucristo es el Señor y que nos ha llamado a todos nosotros para ser su comunidad de fe. Somos su comunidad de fe. Somos su Iglesia, su comunidad creyente. Celebramos que Jesucristo es el Mesías y nosotros creemos en Él y damos testimonio de Él".

"Por eso, queridas hermanas, queridos hermanos, no sé cuan conscientes somos de lo que significa una comunidad cristiana en una ciudad, si tomamos dimensión de lo que significa decir que Jesucristo es el Mesías hoy aquí".

"Una comunidad creyente, en un tiempo de pandemia, con enfermos, con muertos, con dificultades económicas como las que tenemos, con dificultades sociales gravísimas, con un país dividido, enfrentado, con situaciones de dolor, de tristeza profunda, con 50% de pobreza, tiene mucho para decir, mucho para aportar y para testimoniar; porque creemos que Jesucristo es el Salvador y podemos vivir este tiempo con esperanza, con solidaridad y con caridad".

"No somos nada distintos de los que no tienen fe, vestimos igual, hablamos igual, comemos, nos enfermamos, no tenemos nada diferente. Lo único que nos diferencia es la fe en Jesucristo. Esa fe en Jesucristo le da a la vida algo que se llama salvación, nada más ni nada menos".

Monseñor Scheinig afirmó que "es muy importante el papel de la Iglesia en este tiempo, que son ustedes, con sus pastores", y sostuvo: "No es tiempo para lamentarse de la Iglesia".

"Nos arrepentiremos por décadas y pediremos perdón al mundo y de tantas otras miserias que nos acompañan, pero para nada es tiempo de encerrarse, no es tiempo para vivir con culpas, para hacer que la Iglesia sea guardada, o sea dividida, o sea no tenida en cuenta", 

"Es tiempo para que la Iglesia -estoy pensando en ustedes- esté presente y dé su testimonio de fe", concluyó.+