Lunes 18 de octubre de 2021

Mons. Sarlinga hizo un llamamiento a la conversión y el apostolado para esta Cuaresma

  • 15 de febrero, 2013
  • Campana (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de Zárate-Campana, monseñor Oscar Sarlinga, envió un mensaje a los fieles de la diócesis con motivo de la Cuaresma, que se inició este miércoles, e indicó que este tiempo litúrgico es propicio para "ver a Cristo y escucharlo en y por su Espíritu" a través de la contemplación y la escucha y lectura de la Palabra de Dios. El obispo se mostró preocupado por lo que calificó como "una especie de permanente ?seguir el carnaval? a nuestro alrededor" e invitó a tener una actitud activa para convertir "males en bienes", y mover de verdad a la conversión. Finalmente, animó a poner la voluntad en el crecimiento de la fe.
Doná a AICA.org
El obispo de Zárate-Campana, monseñor Oscar Sarlinga, envió un mensaje a los fieles de la diócesis con motivo de la Cuaresma, que se inició este miércoles, e indicó que este tiempo litúrgico es propicio para "ver a Cristo y escucharlo en y por su Espíritu" a través de la contemplación y la escucha y lectura de la Palabra de Dios.

Monseñor Sarlinga hizo notar que Cristo es quien trae el "amor gratuito y apasionado" de Dios por nosotros, y que el amor del hombre a Dios es "respuesta al don del amor", con el que Dios sale al encuentro.

Siguiendo esta reflexión, inspirada en la encíclica Deus caritas est, de Benedicto XVI, el obispo se mostró preocupado por lo que calificó como "una especie de permanente ?seguir el carnaval? a nuestro alrededor" y de "muchos que miran sin ver, que oyen sin escuchar" y, no obstante, "tantísimos que esperan a los apóstoles, los evangelizadores (laicos y religiosos)", que ?indicó- deberían sentirse "deudores" si los hubiera cautivado una "cómoda o apoltronada instalación o reniegue", que sería como "no querer responder" al amor de Dios.

Ante esta situación, el obispo invitó a tener una actitud activa para convertir "males en bienes", y mover de verdad a la conversión. El prelado apuntó que en la Cuaresma hay que entregarse a un "encuentro gratuito y amoroso" con Dios, "que tiene el poder de disipar la oscuridad", además, es propicio para "ver que no es otro sino el amor misericordioso de Dios el único que «revalida, promueve y extrae el bien de todas las formas de mal existentes en el mundo y en el hombre".

Monseñor Sarlinga llamó también a reconocer la impotencia de nuestras solas fuerzas y potenciar el creer. A pesar de la "obscuridad del hombre", a la que se refirió en su carta, el prelado animó a tener "siempre divina esperanza, porque son los ?esperanzados? y los ?esperanzadores? los que reciben la divina transformación esperada, de manos del Altísimo".

"Muchos signos del Amor están a nuestro alrededor, mucho hemos caminado, en nuestro itinerario hacia la Pascua. El desear calibrarlo con la mensura de este mundo, de nada nos servirá; apliquemos la mirada con los ojos de la Fe, la virtud-puerta, y, para nada menor, sino más bien de modo fundante, a la luz del contenido de la fe y de la Iglesia", exhortó.

Finalmente, animó a poner la voluntad en crecimiento de la fe: "Creamos, todo es posible para el que cree, pues, aunque muchas cosas nos cuesten o duelan, cuando el Señor nos hizo ?suyos?, nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en él".+

Texto del mensaje