Miércoles 28 de febrero de 2024

Mons. Sánchez presidió misa de acción de gracias en Villa Silípica por Mama Antula

  • 12 de febrero, 2024
  • Villa Silípica (Santiago del Estero) (AICA)
El arzobispo de Tucumán presidió en Villa Silípica la acción de gracias por la canonización de Mama Antula, que "nos enseña a colaborar de forma eficaz en la obra evangelizadora y ser cercano a todos"
Doná a AICA.org

El arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Sánchez, presidió la misa de acción de gracias por la canonización de Mama Antula en Villa Silípica, la tierra donde nació la primera santa argentina y santiagueña.

El prelado comenzó el oficio con un gran coro de los cientos de presentes, al grito de "¡Viva la Santa Mama Antula!". En su homilía, se refirió a la figura de Mama Antula como mujer creyente y comprometida con la fe: “María Antonia recibió la fe por el bautismo a través de su familia y esa fe la llevó a vivir un profundo amor a Dios y a los hermanos”.

“Qué importante que podamos vivir la fe en familia. Que teniendo nuestro altar familiar enseñemos a rezar a nuestros hijos, a los niños y adolescentes, que sepan recurrir a Dios y a la Virgen en todo momento, especialmente en los más difíciles”, animó.

Al respecto, señaló que “la oración, la lectura de la Palabra de Dios y la celebración de los sacramentos alimentan nuestra fe” y que la caridad y el servicio al hermano “no solo alimenta, sino que expresa nuestra fe con obras concretas”.

Mama Antula, mujer valiente y promotora de los Ejercicios Espirituales
Monseñor Sánchez indicó que la santa tuvo desde joven una experiencia extraordinaria de encuentro con Jesús a través de los Ejercicios Espirituales. “Y ella misma no pudo guardarse esta gran alegría y entusiasmo para que sean muchos los que hagan esta experiencia tan profunda y por eso se puso a servir en los Ejercicios Espirituales”, explicó.

A su vez, destacó que “a pesar de las grandes y graves dificultades que le tocó atravesar, no se achica, no arruga. Se pone en manos de Dios y se pone a caminar”. Por eso, animó a que “nunca nos dejemos robar la esperanza, ni la confianza que con Dios todo lo podemos. Aún en medio de las dificultades”.

“Vivía una espiritualidad encarnada y expresiva en el servicio a los demás”. “Ella -detalló- estuvo cerca de los más pobres y necesitados del pan material, del pan del afecto, del pan de la educación, del pan de la dignidad. Por eso su ferviente caridad”.

“Jesús nos enseña a través de Santa Mama Antula a vivir el encuentro sincero con él y su Misterio Pascual y a colaborar de forma eficaz en la obra evangelizadora para ser cercano a todos, llevando la alegría del Evangelio”, consideró.

A continuación, el arzobispo de Tucumán expresó su convencimiento de que “la forma de salir de tan gran crisis” es “creciendo en el diálogo y el encuentro fraterno de los argentinos”.

Mama Antula peregrina y misionera
“Hoy la Patria, en esta situación difícil que nos toca vivir, necesita mujeres y hombres valientes, creyentes, sacrificados, como Mama Antula, con profundas convicciones, una esperanza sólida y un entrañable amor a Dios y a los hermanos”, sostuvo el prelado.

“En esta Argentina, en este NOA, en este Santiago de hoy, con estos hermanos y con la fuerza de Dios, vamos a salir al encuentro del otro para llevarle la alegría del Evangelio. A decirle sin miedo ‘Jesús te ama, ha muerto y ha resucitado por vos y por mi’”, puntualizó.

Monseñor Sánchez concluyó pidiendo “que el modelo de santidad que hoy nos presenta la Iglesia en Santa Mama Antula, como los santos Cura Brochero, el enfermero Don Zatti y los beatos Mamerto Esquiú, los mártires del Zenta y los mártires Riojanos, Madre Catalina, Cresencia, Ceferino, etc. nos ayude a los argentinos a hacer presente y creciente el Reino de Dios en nuestra Patria como lo hicieron ellos y que intercedan por nosotros ante el Señor”.+

» Texto completo de la homilía