Martes 21 de septiembre de 2021

Mons. Rossi: "Ninguna ley injusta debe ser acatada"

  • 29 de marzo, 2012
  • Concordia (Entre Ríos) (AICA)
El obispo de Concepción, monseñor José María Rossi, dijo que "ninguna ley injusta debe ser acatada por ningún ser humano que tenga su cabeza en su lugar", al referirse al fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que dispuso que "no es punible" el aborto en caso de violación, y advirtió que "cuando una institución de la República avala una cuestión que va contra la naturaleza de las personas, de la sociedad que tiene que defender la vida, puede ser desobedecida".
Doná a AICA.org
El obispo de Concepción, monseñor José María Rossi, dijo que "ninguna ley injusta debe ser acatada por ningún ser humano que tenga su cabeza en su lugar", al referirse al fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que dispuso que "no es punible" el aborto en caso de violación.

Asimismo, advirtió que "cuando una institución de la República avala una cuestión que va contra la naturaleza de las personas, de la sociedad que tiene que defender la vida, puede ser desobedecida".
Monseñor Rossi se pronunció contra el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación durante una conferencia de prensa que brindó en su despacho, en oportunidad de recordarse el Día del Niño por Nacer.

El prelado consideró que la provincia de Tucumán no debería obedecer la sentencia, en virtud a que es "injusta".

"La defensa de la vida tiene que estar por encima de todos los derechos de las personas, de todas las obligaciones de las instituciones de la República", aseveró. Defendió su postura afirmando que en la actualidad la ciencia sobre el hombre "sostiene cosas muy claras sobre lo que hay en el vientre de la madre, desde el mismo momento en que es fecundado el óvulo por el espermatozoide del padre". "No hay dudas de que hay una persona. Es cuando se constituyen las características propias de un individuo a través del ADN que lo hace único. Desde ahí ya es un niño, un hijo", afirmó.

Monseñor Rossi dijo que en los casos de abortos provocados voluntariamente, la Iglesia considera que hay dos víctimas: "el hijo al que no se lo deja seguir viviendo y la madre que, además de ser culpable de un hecho tan violento, también ha sufrido muchas presiones sociales, familiares y de aquellos que consideraron un problema su concepción".

En cuando a que el fallo del alto tribunal observó también que los médicos no pueden ser sancionados por practicar abortos en casos de mujeres violadas que lo requieran, monseñor Rossi insistió en que "los agentes de la salud, inclusive los jueces, no se pueden subordinar a la medida de la Corte, porque sería avalar un dictamen injusto contra el niño que se mata".

"Es un fallo que avala el aborto provocado y le dice al sistema de salud que haga algo que no es salud. Pone las cosas patas para arriba. Nuestra sociedad así no está muy lejos de ser puesta también patas para arriba. Pues las instituciones de la República están hechas para defender los derechos de la personas, la vida, y no para matar a una persona que no ha hecho nada", expresó, según reproduce el diario tucumano La Gaceta.+