Miércoles 29 de junio de 2022

Mons. Olivera: "Santo Tomás Moro ha sabido plasmar en toda su vida el Evangelio"

  • 23 de junio, 2022
  • Buenos Aires (AICA)
El obispo castrense presidio la misa por la memoria litúrgica del patrono de los auditores y abogados de las Fuerzas Armadas y Fuerzas Federales de Seguridad.
Doná a AICA.org

El obispo castrense, monseñor Santiago Olivera, presidió la misa por la fiesta litúrgica de Santo Tomás Moro, patrono de los abogados y del personal de Justicia de las Fuerzas Armadas y Fuerzas Federales de Seguridad, en la catedral Stella Maris, del barrio porteño de Retiro, donde destacó que el santo “ha sabido responder a Dios más que a los hombres y ha sabido plasmar en toda su vida el Evangelio”.

La Eucaristía fue concelebrada por el capellán mayor del Ejército Argentino, presbítero Eduardo Castellanos; el capellán mayor de la Fuerza Aérea Argentina, presbítero César Tauro; el capellán mayor de la Gendarmería Nacional, presbítero Jorge Massut; el capellán mayor de la Prefectura Nacional Argentina, presbítero Diego Tibaldo, y el rector del Seminario Castrense, presbítero Daniel Díaz Ramos. Participaron autoridades de las Fuerzas Armadas, Fuerzas Federales de Seguridad y personal de Justicia.

En la homilía, monseñor Olivera manifestó que “en la fiesta de Santo Tomás Moro, patrono de los auditores, es para mí motivo de alegría recibirlos en nuestra catedral castrense. En esta circunstancia renuevo mi estima por la delicada y valiosa profesión que desempeñan en cada una de las fuerzas, como aquí en la Curia castrense y que requiere siempre de un renovado compromiso por la incidencia que tiene para el bien tanto de las personas como institucional”.

El prelado citó a San Pablo VI al subrayar: “La Iglesia ve ante todo en el abogado al hombre que dedicó su existencia a asistir a los que no están en condiciones de defenderse por sí mismos. Como el maestro asiste al alumno y le abre los caminos de la cultura, como el médico asiste y cuida al enfermo en sus enfermedades corporales, así el abogado asiste al cliente, o a la institución, que tiene necesidad de que lo guíen, aconsejen y defiendan en el laberinto de las relaciones humanas. Esta sola finalidad, bien comprendida y bien practicada, sería suficiente para constituir un mérito singular digno de ser inscrito en el activo de su profesión, porque esta profesión se eleva a la dignidad de servicio, de un auténtico y real ministerio de caridad”.

 “Jesús nos recuerda: ‘El que quiera guardar su vida la perderá y el que pierda su vida por mí y por el Evangelio, la conservará’”, señaló, y agregó: “Santo Tomás Moro sirvió con absoluta lealtad y fidelidad a su rey temporal, guiándolo y aconsejándolo por el camino de Verdad, pero había una lealtad y fidelidad superior que nunca quebrantó”.

Al profundizar sobre la figura del santo, monseñor Olivera expresó: “Tal era su amor a Dios por sobre todo y todos, que, como Jesús desde la cruz, o los mártires antes de morir, no sería de extrañar que hubiera rogado por la conversión de su verdugo material e intelectual. El abogado asiste, aconseja, defiende. Pero para poder hacerlo necesita conocer. Y en esto se manifiesta el otro aspecto de su personalidad: es decir, es un hombre que busca la verdad”.

“No es maravilla, que ya desde la antigüedad el abogado haya sido el candidato nato a las funciones políticas o a los cargos públicos, como el más capaz de ejercerlos: era el reconocimiento espontáneo de su valor humano, de su capacidad y de su experiencia”, y añadió: “A propósito de la Verdad vienen a mi memoria las palabras de Jesús a Pilato: ‘para esto he nacido y he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Él que es la verdad, escucha mi voz’, es más, el mismo Jesús se reveló como Camino, Verdad y Vida’”.

“Hemos rezado la oración colecta de Santo Tomás Moro, de que, pongamos en nuestra vida lo que profesamos con la fe y el Evangelio, que seremos conocidos por los frutos. Ciertamente Santo Tomás Moro supo responder a Dios más que a los hombres y supo plasmar en toda su vida el Evangelio”.

Finalmente, el obispo castrense destacó que sobre Santo Tomás Moro “se ha dicho que es un abogado de todos los tiempos, me llena de alegría saber esto, porque los santos son faros que nos iluminan y se adelantan”. 

“Que se pueda decir de Santo Tomás Moro que es un santo con estas características, podemos señalar que es un patrono muy especial y muy particular para los auditores y abogados de nuestras fuerzas”, concluyó.+