Viernes 1 de diciembre de 2023

Mons. Olivera: 'Pironio fue un hombre comprometido con la historia'

  • 20 de noviembre, 2023
  • Buenos Aires (AICA)
El delegado de la Comisión Episcopal para las Causas de los Santos destacó la espiritualidad del futuro beato argentino, a quien definió como "un hombre de Dios, un hombre mariano".
Doná a AICA.org

El delegado de la Comisión Episcopal para las Causas de los Santos, monseñor Santiago Olivera, escribió una columna en el diario digital MDZ titulada “Eduardo Pironio: testigo y profeta de la esperanza”, en la que definió al futuro beato argentino como “un hombre que se dejó iluminar y guiar por aquellas palabras de la Virgen ‘hagan todo lo que Él les diga’”.

El obispo castrense sostuvo que el cardenal Pironio “fue un hombre de Dios, un hombre mariano, un hombre que  -sin duda-  vivió la espiritualidad pascual: la cruz y la esperanza. Experimentando y compartiendo que, ni el dolor ni la muerte son la última palabra, por eso nos ayudó, como hombre creyente y portador de la esperanza- a meditar sobre los tiempos difíciles”.

“Fue un hombre comprometido con la historia, que sabía que la ‘encarnación del Verbo, del Hijo de Dios’ demanda en sus discípulos, el mismo compromiso que tuvo el Señor Jesús para con los suyos, especialmente los más sufridos, cuando habitó nuestro suelo”, agregó.

Monseñor Olivera consideró que Pironio fue “portador de esperanza, animaba y nos anima a no dejarnos ‘conquistar’ por los ‘profetas de calamidades’, que buscan el mal y el desencuentro, la desesperación y la grieta, el desencanto y la tristeza: ‘Un pueblo que sufre puede caer en la resignación pasiva y fatalista o en la agresividad de la violencia’ (decía el Cardenal)”.

“Que los restos del cardenal Pironio descansen en la basílica de Luján, es un homenaje perenne a este hombre que, con un gran corazón Mariano, supo hacernos amar más y confiar mejor, en la maternal presencia y auxilio de la Virgen María. Fue, sin duda, un hombre que se dejó iluminar y guiar por aquellas palabras de la Virgen ‘hagan todo lo que Él (Jesús) les diga’. En el mes de María que hemos iniciado, recibir esta alegre noticia, no deja de ser sino un gesto más de la Virgen para con este hijo suyo predilecto, un gesto de nuestra Madre para todos sus hijos que peregrinamos en Argentina y que nos sabe tan necesitados de esperanza, de paz y de consuelo”, concluyó.

El texto completo de la columna escrita por monseñor Olivera en www.obispadocastrenseargentina.org.+