Jueves 15 de abril de 2021

Mons. Olivera: "Las capellanías son el rostro de nuestra Iglesia castrense"

  • 7 de abril, 2021
  • Buenos Aires (AICA)
El obispo castrense, monseñor Santiago Olivera, visitó en la mañana del 6 de abril, la capellanía mayor del Ejército Argentino.
Doná a AICA.org

El obispo castrense de la Argentina, monseñor Santiago Olivera, realizó el 6 de abril una visita pastoral a la capellanía mayor del Ejército Argentino, en la ciudad de Buenos Aires.

El obispo estuvo acompañado por el vicario general, monseñor Gustavo Acuña, y fue recibido por el capellán mayor del Ejército, presbítero Eduardo Castellanos, y el personal que trabaja al servicio de la capellanía mayor. 

Fue la primera de las seis visitas programadas a las capellanías mayores, tres de las Fuerzas Armadas y tres de las Fuerzas Federales de Seguridad.

El prelado se refirió al valor de cada capellanía, destacando que no están separadas de la diócesis, sino que son el rostro de la Iglesia castrense en cada una de las Fuerzas. Además, recordó que cada capellanía es parte del camino sinodal.

Al referirse a su visita, monseñor Olivera expresó: “Estoy para escucharlos, para compartir juntos el papel de la capellanía mayor del Ejército Argentino, ahondando en el sentido de pertenencia a la Iglesia diocesana. Por lo tanto, la razón de ser de la capellanía mayor y de nuestro obispado es que conozcamos más a Jesús, ayudarlos a vivir más y mejor el Evangelio, para no ser meros funcionarios sino agentes evangelizadores en las distintas responsabilidades”.

“Las capellanías son el rostro de nuestra Iglesia castrense en cada una de las Fuerzas y el sentido de venir a acompañarlos, a agradecerles y escucharlos está en clave sinodal, caminamos juntos para anunciar más y mejor el Evangelio”, sostuvo el obispo. “El capellán mayor es el decano y que anima la actividad pastoral en nuestras Fuerzas. En este caso, en el Ejército Argentino, los trabajos administrativos o tareas burocráticas no deben empañar que la clave es otra, entonces la disponibilidad, el servicio, lo que vienen realizando, tiene un tinte evangelizador”.

En su encuentro, que se extendió hasta el mediodía, monseñor Olivera pudo escuchar a cada uno, atendiendo sus inquietudes. Además, bendijo un cuadro con la imagen de Cristo. Se trata de la copia de la obra “Cristo abrazado a la Cruz”, de El Greco, se estima, realizada entre los años 1597 y 1600 y cuyo original se exhibe en el Museo Nacional del Prado, de Madrid. El cuadro ilustra un descanso en el camino de Jesús de Nazaret hacia el Calvario.+