Lunes 10 de mayo de 2021

Mons. Olivera destacó la "valentía" de San José Sánchez del Río

  • 11 de febrero, 2020
  • Buenos Aires (AICA)
"Necesitamos testigos valientes del Evangelio, que el testimonio San José Sánchez del Río nos renueve, para que con audacia podamos ser cristianos en serio"
Doná a AICA.org

“Necesitamos testigos valientes del Evangelio, que el testimonio San José Sánchez del Río nos renueve, para que con audacia podamos ser cristianos en serio”, escribió el obispo castrense, monseñor Santiago Olivera, en un mensaje con motivo de un nuevo aniversario del martirio del niño mexicano defensor de la fe y patrono de la juventud castrense.



El prelado recuerda que el 3 de noviembre del 2017 firmó un decreto en el cual declaraba patrono celestial de la juventud castrense a San José Sánchez del Río, joven mártir mexicano defensor de la fe, que “entregó su vida por la causa de Cristo y de la Iglesia”.



Monseñor Olivera realizó el prologó del libro “Mirando al Cielo”, una novela de Antonio Peláez inspirada en la vida de José Sánchez del Río, de Talitakum Ediciones y publicada en 2019.



En su mensaje, el obispo castrense describe el gozo que le provocó participar de la canonización del santo mártir mexicano el 16 de octubre de 2016, que coincidió con la del Santo Cura Brochero.



“Con los pies en la tierra y mirando hacia el Cielo muchas cosas serían bien distintas, muchos cristianos viviríamos con mayor convicción nuestra fe. Ciertamente José tenía su mirada y su corazón en la Vida Eterna, pero como buen cristiano, sabía que a ella se llega con los pies bien puestos sobre la tierra y con lucha y esfuerzo. Le tocó a nuestro joven amigo vivirlo en el tiempo de los Cristerios”, escribe en el prólogo.



“Los santos nos hablan en todos los tiempos, porque han escrito -y José, rubricado con su vida- las páginas del Evangelio. José Sánchez del Río, porque miraba al Cielo, pudo decir con alegría: ‘Nunca como ahora fue tan fácil ganarse el Cielo’”, sostiene.



Por último, monseñor Olivera considera que “en nuestro país, necesitamos modelos juveniles que estén dispuestos a jugarse por Jesús y por el Reino sin reservas”.+