Sábado 10 de abril de 2021

Mons. Ojea: "Es indispensable tocar la realidad del sufrimiento"

  • 28 de febrero, 2021
  • San Isidro (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de San Isidro reflexionó sobre la transfiguración de Jesús y advirtió sobre la "cultura del espejo" que impide afrontar la realidad e impide ser seres humanos "de verdad y a fondo".
Doná a AICA.org

El obispo de San Isidro, monseñor Oscar Vicente Ojea, reflexionó sobre la lectura dominical de la transfiguración de Jesús frente a Pedro, Santiago y Juan.

“El Señor quiere consolar a sus amigos porque les ha anunciado que va a subir al calvario, y va a morir. Ante la tristeza de los discípulos, el Señor les ofrece esta magnífica visión: la transfiguración”, indicó.

“Esto queda grabado en el corazón de los discípulos, suben al monte y allí Jesús se llena de luz, su cuerpo transmite luz”, agregó.

Tras recordar que "Pedro le dice: 'qué bueno es estar aquí, hagamos tres carpas'", afirma que ”de alguna manera es la tentación de detener el tiempo".

"Pedro quiere quedarse en la montaña; pero la vida no es quedarse en la montaña, la vida es bajar, enfrentar la realidad sabiendo que está la promesa en la montaña, la esperanza en la transfiguración”, subrayó.

Monseñor Ojea consideró que “el Señor ha querido anticiparles un misterio pascual, para que puedan salir con el corazón dilatado de la transfiguración. Sin embargo, tienen que enfrentar la realidad”. 

“Vivimos una cultura muy narcisista, el Papa la llama la 'cultura del espejo'; creemos que el mundo termina en nosotros. Por eso la tentación de quedarnos en la montaña y de no tocar la realidad, tocar la realidad de este mundo. Tocar la realidad del sufrimiento es indispensable para ser seres humanos de verdad y a fondo”, aseveró. 

Peregrino de la paz
Refiriéndose al viaje que el papa Francisco emprenderá esta semana a Irak, monseñor Ojea afirmó que con esa visita el pontífice "quiere dar ejemplo", por lo que viajará los 5, 6, 7 y 8 de marzo como "peregrino de la paz, a una zona del mundo del mundo donde el cristianismo es perseguido".

"El Papa quiere honrar a los mártires que han sido degollados por no negarse a adorar la Cruz de Cristo; donde hay iglesias que han sido literalmente quemadas con cristianos dentro”, lamentó.

“El Papa quiere acompañar ese sufrimiento, quiere tocar esa realidad que para nosotros es periférica y lejana, sin embargo, pertenece al corazón del ser humano. 'Hermanos todos'. Poder tocar la realidad, esos hermanos sufrientes, esa comunidad sufriente", concluyó.+