Viernes 15 de octubre de 2021

Mons. Moon: "Cumplir los mandamientos no es suficiente"

  • 14 de octubre, 2021
  • Venado Tuerto (Santa Fe) (AICA)
En su reflexión dominical, el obispo coadjutor de Venado Tuerto invitó a "optar por Jesucristo, el Bien Máximo" para, de esa forma, "ser felices en esta vida y en la eterna".
Doná a AICA.org

En su homilía de este domingo, monseñor Han Lim Moon, obispo coadjutor de Venado Tuerto, reflexionó sobre la figura del hombre rico que aparece en el Evangelio quien, a pesar de que cumplía todos los mandamientos, le faltaba una cosa: vender todo lo que tenía. En cuanto a esto, el prelado observó: “Jesús quería darle la libertad interior y esa libertad le permitiría obrar el bien máximo. Él tenía muchos bienes, pero Jesús es el bien mayor. Para tenerlo todo, tiene que dejar todo lo suyo, para lograr el todo”. 

En ese sentido, reparó en que “los bienes materiales a este hombre lo tenían atado, atrapado, esclavizado” y subrayó la necesidad de preguntarle al Señor "qué me falta para ser plenamente feliz". 

Con relación a esto, comentó la segunda lectura que expresa que “la palabra de Dios es viva y eficaz. Cada vez que leemos la palabra de Dios y la escuchamos, el Señor nos habla, nos dice dónde está la atadura -nuestras ataduras- para liberarnos, para ser libres y así poder elegir al Bien Máximo que es el tesoro vivo, que es el mismo Jesucristo”.  

“Aquellas personas que han sido liberadas por el Señor y optan por Él, empiezan a disfrutar en esta vida actual, en el presente temporal, y más disfrutarán de la Vida Eterna”, señaló monseñor Moon.

En cambio, “las personas que optan por los bienes materiales en esta vida, se sienten esclavos de lo que poseen”, porque “uno cree que es dueño de lo que posee, pero en realidad es esclavo de eso. En vez de disfrutar siempre le faltará  algo”. 

En referencia a este tipo de personas, añadió: “Nunca tienen límites y terminan mal y además viven con temor a perder todo lo que tienen. Por lo tanto, no disfrutan y son esclavos de lo que han juntado durante su vida, y además son hombres tristes porque saben que todo lo que juntaron no les da la plena felicidad”.

Además, aclaró que no estaba en contra de los bienes materiales. “Si uno tiene algo material que lo utilice para el bien de los hermanos, para dar trabajo, para dar mejores salarios y hacer muchos bienes, pero tiene que estar muy atento para no ser esclavo de lo que posee”.

“Si quieres ser plenamente feliz, el Señor nos dice primero: ‘cumplir los mandamientos, pórtense bien, hagan todo el bien posible’. Pero no es suficiente”, expresó y exhortó a ser libre por dentro. “El que opta por Jesucristo ya en esta vida temporal va a disfrutar de todo lo que el Señor nos regala en esta vida y también en la eterna”.+