Domingo 14 de agosto de 2022

Mons. Moon: "Al ser bautizados, las puertas del cielo se abren"

  • 13 de enero, 2022
  • Venado Tuerto (Santa Fe) (AICA)
En su reflexión dominical, el obispo de Venado Tuerto resaltó los sentidos del Bautismo de Jesús: ser solidario con los pecadores, purificar el agua, y hacernos hijos en el Hijo.
Doná a AICA.org

En su reflexión sobre la fiesta del Bautismo de Jesús, monseñor Han Lim Moon, obispo de Venado Tuerto, expresó que “no era necesario que Jesús se bautizara porque no tenía ningún pecado, no tenía de qué convertirse. Sin embargo, Jesús se puso en la fila como un pecador más, aunque no tenía ninguna necesidad”. 

El prelado subrayó que es el primer sentido del Bautismo del Señor: “Jesús se hizo solidario con los pecadores, es decir, quería estar cerca de los pecadores. Porque Jesús dijo que vino para ellos”. 

Además, destacó que el segundo sentido es que “Jesús, al sumergirse en el agua, se hizo filtro de nuestros pecados, Él quiso meterse en el agua sucia para purificarla, para santificarla”. 

Y agregó: “Él cargó con nuestras dolencias y enfermedades y nos curó. De esta manera, Jesús quiso santificar el agua bautismal, que se ha convertido en agua curativa, sanadora, como algunas aguas termales”. 

Con relación a esto, monseñor Moon añadió que “el papa emérito Benedicto XVI dice que el Bautismo de Jesús es un anticipo del bautismo de la sangre en la cruz”.

En esa línea, explicó que el fruto del Bautismo es que “Dios nos purifica de todos nuestros pecados, y nos convierte en hijos de Dios a través de Jesús”.

Por esto, aclaró que “en el momento del bautismo, Dios padre nos dice a cada uno la misma palabra que pronunció a Jesús: ‘Tú eres mi Hijo muy querido’”. Y manifestó: “Esta es una frase que nos puede curar las heridas más profundas del corazón”. 

En tanto, el obispo de Venado Tuerto resumió que “en el Evangelio de hoy, el cielo se abrió. Para nosotros también, al ser bautizados, las puertas del cielo se abren. A través del bautismo, entramos a ser parte de la familia divina de Dios”. 

“En conclusión, este día en que el Señor fue bautizado no es un acontecimiento solo para Él. Para nosotros también es un acontecimiento”, insistió. +