Martes 23 de abril de 2024

Mons. Mestre: 'Somos invitados a invertir en las cosas de Dios'

  • 2 de agosto, 2023
  • Mar del Plata (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de Mar del Plata dijo que esa inversión se relaciona con los "valores del Reino que nos desafían en la verdad, la justicia, la auténtica religiosidad, el perdón, el compromiso y el diálogo".
Doná a AICA.org

El obispo de Mar del Plata y arzobispo electo de La Plata, monseñor Gabriel Mestre, compartió tres puntos de meditación en la celebración eucarística correspondiente al decimoséptimo domingo del tiempo de la Iglesia y, a la luz de las lecturas compartidas, propuso reflexionar en torno a las siguientes palabras: inversiones, descubrimiento, pídeme.

Inversiones que valen la pena
En el primer punto, el prelado aseguró que, “así como invertimos en las realidades temporales cuidando y acrecentando nuestros muchos o pocos bienes, también, y por sobre todas las cosas, se nos impele a invertir en el Reino de los Cielos”. 

“Somos invitados a invertir en las cosas de Dios: en su presencia en nuestras vidas, en su Palabra, en su propuesta de vivir justamente los valores del Reino. Valores del Reino que nos desafían en la verdad, la justicia, la auténtica religiosidad, el perdón, la misericordia, el compromiso, el diálogo”.

La decisión que brota de un descubrimiento
Mons. Mestre planteó, en este segundo punto, que la inversión “brota de un descubrimiento, de un hallazgo, que en el caso del tesoro se señala incluso la gran alegría del que lo encuentra. Algunas veces vivimos nuestra fe cristiana como una carga, como un peso… los mismos valores del Reino, que objetivamente son exigentes, son experimentados así”. 

“Hoy, dijo, estamos invitados a redescubrirlos como algo realmente valioso y que nos llena de alegría. Mirar nuestra vida e historia y captar la importancia del descubrimiento o redescubrimiento de nuestra fe”. “Así, no nos quedaremos parados y seguiremos dejándonos sorprender por Dios cada día, al hallar y descubrir cuántas cosas buenas Él tiene siempre para nosotros”, agregó.

“El Señor le dijo: Pídeme lo que quieras”
Por último, en relación con el Reino de los Cielos, monseñor Mestre resaltó: “Creo que podríamos identificarnos con Salomón en la primera lectura. Si Dios hoy me dijera: 'Gabriel, pedime lo que quieras…' ¿Qué respondería…? Salomón, verdaderamente sabio, va a responder: 'Concede… un corazón comprensivo [literalmente, «que escuche»], para juzgar a tu pueblo, para discernir entre el bien y el mal. Todos nosotros tendríamos una larga lista para darle al Señor si nos hiciera directamente esta pregunta”. 

“Qué bueno que aprendamos de Salomón y le pidamos lo mismo que él. Si eso pedimos y así nos disponemos, estaremos seguros en el camino del Reino de los Cielos” agregó. 

Y finalizó: “Pidámosle juntos al Señor que nos dé un corazón compresivo y capaz de escuchar en la vida de familia, en la Iglesia, en los ambientes y en la realidad de la Patria”.+