Viernes 19 de agosto de 2022

Mons. Mestre: "Sin el perdón es imposible la familia"

  • 24 de junio, 2022
  • Mar del Plata (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de Mar del Plata celebró la Eucaristía y participó de una jornada que convocó a numerosas familias de la diócesis en el marco del X Encuentro Mundial de las Familias convocado por el Papa.
Doná a AICA.org

En el marco del X Encuentro Mundial de las Familias convocado por el papa Francisco, la diócesis de Mar del Plata invitó, a través de la Pastoral Familiar, a la realización de cuatro actividades en las localidades de Balcarce, Pinamar, Necochea y Mar del Plata.

Enmarcados en el lema que acompaña al encuentro mundial, “El amor familiar: vocación y camino de santidad”, niños, jóvenes, parejas y abuelos se reunieron en la catedral de los santos Pedro y Cecilia, con el objetivo de compartir juntos el amor de familia en la misa que fue celebrada por el obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Antonio Mestre.

En la homilía, el obispo agradeció a todas las personas e instituciones que organizaron las celebraciones del X Encuentro Mundial de las Familias que se realiza en Roma y en todo el mundo. Además, recordó que “el Papa nos decía ‘la familia no es misión imposible’. A pesar de vivir muchas situaciones de ataques a la familia, no dejemos de insistir en su misión salvadora”.

Asimismo, monseñor Mestre invitó a reflexionar sobre el encuentro realizado como comunidad diocesana a partir de tres puntos: Acoger la vida; Abrazar la cruz; Caminar hacia la cruz.

En referencia al primero de ellos, el obispo señaló que “es evidente que sostener la vida complica la dinámica de nuestra familia pero es un valor que debemos cuidar. Por eso los invitamos a aceptar la vida como viene”.

Luego, con respecto al segundo punto, manifestó la importancia de “abrazar la cruz especialmente en los problemas que enfrentamos en nuestras familias: en la enfermedad, los desencuentros y en todo momento de dificultades de convivencia”.

Con respecto al último de ellos, caminar hacia la Cruz, instó a que “caminemos con nuestras familias hacia el perdón. Sin perdón es imposible la familia. Es inevitable el chisporroteo de los vínculos que reclaman el perdón como solución de amor en Jesús. Allí está la reconciliación en serio, como un aporte a nuestra querida patria. Debemos crecer en el perdón y la reconciliación con todos los hermanos”.

Finalmente, en la celebración del Sagrado Corazón de Jesús, pidió al Señor “poder sentirnos tocados por su amor para aceptar la vida, abrazar la Cruz y caminar hacia el perdón”. Nos unimos a esta fiesta de la familia en todo el mundo desde todos los lugares de nuestra diócesis”.

Luego de la misa se realizó una reflexión sobre la lectura elegida de “La tempestad calmada”, tomada del Evangelio de Lucas. Seguidamente, se compartieron testimonios, reflexiones y canciones que evocaron algunas de las situaciones complejas que atraviesan la vida de la familia de hoy, recordando que “no existe la familia perfecta”.

Por último, se realizó en comunidad la adoración del Santísimo, ofreciendo todo a los pies del Señor, “unidos y confiados en que el Señor calma la tempestad, da sentido y nos contagia de una mirada sobrenatural que no da el mundo”.+