Martes 4 de octubre de 2022

Mons. Mestre: "Ser creativos y sagaces para difundir el bien y el Evangelio"

  • 22 de septiembre, 2022
  • Mar del Plata (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de Mar del Plata invitó a reflexionar sobre tres puntos relacionados al compromiso que todo cristiano debe tener en su vida cotidiana y en sintonía con los valores del Evangelio.
Doná a AICA.org

El vigésimo quinto domingo "durante el año", el obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Antonio Mestre, ofreció los siguientes "tres puntitos" para reflexionar sobre las lecturas de este domingo:

Elegir a Dios
En el primer punto, monseñor Mestre planteó, respecto de la disyuntiva de “servir a Dios o al dinero”, que si bien “las riquezas no son malas en sí mismas, nos pueden atar y nos pueden quitar libertad para ser fieles a Dios”. 

Por eso, continuó, sin despreciar los bienes temporales y las realidades de este mundo, “debemos preguntarnos qué lugar ocupan en nuestra vida. Preguntarnos sinceramente dónde buscamos seguridad: si en Dios o en nuestras posesiones”.

En esa línea, instó a reflexionar sobre “qué cosas me dan seguridad” y si en Dios “encuentro la seguridad más auténtica y permanente de mi existencia”. También animó a mirar con real sinceridad al interior y preguntarse si las posesiones “me atan el corazón”.

Elegir a los pobres, débiles y sufrientes
Como segundo punto, el obispo marplatense señaló que quien elige en serio a Dios y su Palabra “no puede menos que elegir al pobre, y ante las situaciones de injusticia y exclusión estructural que vivimos desde hace tantos años en el mundo y en nuestra patria, se hace necesario desde la fe un compromiso decidido de atención, cuidado y protección de los más débiles y necesitados, del pobre y del sufriente”.

“En la vida cotidiana debemos tener un compromiso firme de ser misericordiosos con los pobres más cercanos que el Señor pone en el horizonte de nuestra existencia. El desafío de pasar del discurso sobre el pobre a un compromiso sincero y coherente con los pobres viendo en ellos el rostro de Cristo.

En ese sentido, invitó a observar “qué hermanos más pobres el Señor pone hoy en el horizonte de mi vida” y “qué actitud tengo hacia ellos”.

Elegir ser creativos e inteligentes en las cosas de Dios
En este tercero y último punto, el obispo de Mar del Plata dijo que “así como los corruptos de este mundo son creativos y sagaces para engañar, estafar y violentar al pobre y hacer el mal… nosotros tenemos que ser creativos y sagaces para vivir en profundidad y difundir el bien y la verdad del Evangelio del Señor”.

Finalmente, pidió analizar si en lo cotidiano “pongo mi inteligencia al servicio de la vivencia de la fe” y de qué manera busco ser creativo a la hora de evangelizar con la Palabra de Dios”.+