Miércoles 18 de mayo de 2022

Mons. Mestre: "La Pascua se actualiza hoy en nuestra vida"

  • 21 de abril, 2022
  • Mar del Plata (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de Mar del Plata animó a entrar en el propio sepulcro y hacer la propia experiencia de resurrección.
Doná a AICA.org

En esta Pascua, el obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre reflexionó en tres puntitos sobre la "experiencia de la resurrección".

Entrar en el sepulcro
En primer lugar, el obispo señaló que “entrar en el sepulcro tiene que ver con la muerte, con lo más lúgubre y oscuro de nuestra vida. A veces se hace necesario tomar contacto con esos rincones de nuestra existencia”. 

Luego agregó: “Para que haya resurrección debe haber muerte y esto implica ‘entrar en los propios sepulcros’”. 

Por eso, exhortó a “revisar todos los intersticios de nuestra vida y no tener miedo de aceptar y asumir las propias experiencias de muerte, oscuridad y miedo que son parte de nuestra historia”. 

¿Por qué buscan entre los muertos al que está vivo?
Sin embargo, en el segundo punto resaltó que “entrar al sepulcro sin fe y sin esperanza sería crueldad y masoquismo. 

“El que está vivo es Jesucristo, nuestra Pascua, nuestro Salvador. Él y solo Él, que es la vida, da la vida que nos saca de la oscuridad del sepulcro, de las tinieblas de la muerte y de todos los miedos de este tiempo”. 

En ese sentido, observó: “Hoy es el día más importante del año y donde se juega el centro de nuestra fe. Jesús ha resucitado como lo había anunciado y la última palabra no la tiene el sepulcro, sino la vida; la tiene el Señor que realmente está vivo”.

Pascua: paso del desconcierto al movimiento y la admiración
En el tercer punto, añadió que “la Pascua se actualiza hoy en nuestra vida. Las mujeres están desconcertadas al comienzo del relato pero Pedro, al final del texto, inquieto se levanta, corre, contempla y queda admirado de lo que ha sucedido”. 

Y profundizó: “Que la Pascua toque nuestra existencia implica lograr el paso del desconcierto a la admiración. De hecho, la Pascua es paso de la esclavitud a la libertad, de la muerte a la vida. Esto que sabemos por la fe no siempre se transforma en experiencia vital”. 

Por último, animó: “Cristo resucitó, no debemos quedarnos estáticos sino entrar en movimiento con Pedro”.+