Jueves 18 de abril de 2024

Mons. Mestre: 'Entrar en el misterio de la escucha de Dios y su Palabra'

  • 10 de agosto, 2023
  • Mar del Plata (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de Mar del Plata y arzobispo electo de La Plata animó a que "podamos siempre escuchar a Dios, para crecer en una escucha empática con nuestros hermanos".
Doná a AICA.org

En la Fiesta de la Transfiguración del Señor, el obispo de Mar del Plata y arzobispo electo de La Plata, monseñor Gabriel Mestre, destacó que esa fiesta “es una bella celebración, que concentra una rica cristología espiritual y pastoral. La fiesta de hoy nos hace contemplar la claridad del Señor y la luminosidad de nuestra fe”. 

A la luz de los textos bíblicos y en el espíritu de esa fiesta, el prelado propuso tres puntos para meditar, expresados en tres palabras: Teofanía, Desconcierto, Escuchar.

La Transfiguración de Jesús, verdadera Teofanía
En el primero punto, el prelado destacó que “los elementos que aparecen en el texto evangélico dan cuanta de que es una Teofanía. Es decir, una manifestación de Dios. La montaña, la nube, las vestiduras blancas, la voz, son signos claro de una Teofanía”.

En medio de los avatares del ministerio público del Señor, el Padre eterno confirma a su hijo único como verdadero Dios a través de esta experiencia Teofánica. Jesús es verdaderamente hombre y es también verdaderamente Dios. Antes de la experiencia de su resurrección, se puede percibir la divinidad del Maestro”, dijo.

Y afirmó: “Nosotros en la vida hemos tenidos diversos momentos de Teofanía. Situaciones particulares donde el Señor Dios nos ha mostrado su gloria, su rostro transfigurado, para que permanezcamos firmes en el camino de la fe, incluso en medio de las dificultades que podamos tener”.

Entonces, animó a preguntarse, “¿He dejado que esos momentos teofánicos alimenten mi vida cotidiana, sobre todo cuando la realidad se vuelve más compleja?”.

El desconcierto de los discípulos
Como segundo punto de su reflexión, monseñor Mestre señaló que “Pedro, Santiago y Juan pareciera que están gozosos por lo que han experimentado, la Transfiguración del Señor les causa cierto desconcierto”. “El miedo, las palabras confusas de Pedro, reflejan que no terminan de comprender lo que está sucediendo. Es posible que se vean confirmados en la fe pero que, recién luego de la resurrección y ascensión del Señor, comprendan con claridad el momento de gloria que el Señor les ha permitido vivir durante su vida pública”, señaló.

Y agregó: “En nuestro itinerario de creyentes, también participamos del desconcierto. Por diversos motivos y en distintas circunstancias. Incluso de cara al misterio de Dios en nuestra vida y su santa voluntad para nuestra existencia, muchas veces no comprendemos del todo lo que está pasando. En nuestro camino de fe, también irrumpe el desconcierto”.

Escuchar al Hijo
Finalmente, señaló que “toda teofanía bien integrada nos hace entrar en un camino de fidelidad a la Palabra de Dios que comienza con la escucha. Los discípulos vienen haciendo un itinerario formativo con el Señor. Sin embargo, les cuesta integrar la actitud de escucha”. 

Este relato, dijo, “nos ayuda a entrar en el misterio de la escucha de Dios y su Palabra, para ser verdaderos discípulos misioneros. La escucha es uno de los elementos esenciales del camino sinodal que, como Iglesia transitamos en este tiempo. 

Y concluyó: “¡Que podamos siempre escuchar a Dios, para crecer en una escucha empática con nuestros hermanos!”.+