Miércoles 5 de octubre de 2022

Mons. Martínez da claves para encarar seriamente la palabra "inclusión"

  • 17 de agosto, 2017
  • Posadas (Misiones) (AICA)
El obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, advirtió que "en nuestra América Latina, en nuestro país, en nuestra provincia, la falta de trabajo estable y digno aún sigue siendo causa de pobreza y exclusión", por lo que ofreció claves para encarar seriamente, desde la doctrina social de la Iglesia, "la palabra ?inclusión? que hoy varios proclaman".
Doná a AICA.org
El obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, advirtió que "en nuestra América Latina, en nuestro país, en nuestra provincia, la falta de trabajo estable y digno aún sigue siendo causa de pobreza y exclusión".

El prelado citó en su carta semanal párrafos del documento de Aparecida que consideró "muy iluminadores de situaciones que nos deben preocupar y deberemos tener especialmente en cuenta si queremos encarar seriamente la palabra ?inclusión? que hoy varios proclaman".

"La fragilidad laboral y el observar la fe de nuestro pueblo que expresa el pedido de trabajo y coloca el trabajo en una clave del problema económico y social, no es un tema nuevo en América Latina. El flagelo del neoliberalismo que acentúa la exclusión en el continente fue denunciado abundantemente por el Magisterio de la Iglesia en los años 90, aun cuando muchos que en la actualidad se presentan como sus enemigos, antes lo consentían", sostuvo.

"Hoy debemos señalar que este mal continúa. Lo percibimos en el caminar, escuchar y compartir con la gente. Es evidente la multiplicación de barrios en las grandes y no tan grandes ciudades de nuestra provincia. Cuando se pregunta a la gente de nuestros barrios de qué vive, las respuestas se reiteran, y notamos que viven de formas subsidiadas, de planes sociales con diversos nombres", agregó.

El obispo detalló que "algunos tienen empleos dignos, pero son muchísimos los que llegan a fin de mes gracias a algunas changas, o bien, viven del trabajo temporal que da la obra pública y la construcción. Otros, que están desocupados, sobreviven con la solidaridad familiar y diversas maneras de ayudas mutuas".

Monseñor Martínez aseguró que "la inclusión requerirá tener en cuenta aquello que señalaba san Juan Pablo II, en Laborem excercens, un importante documento que recuerda que el trabajo es el que produce el capital y por lo tanto debe ser el motor de la producción y la economía. Crear trabajo y colocar a la persona en el centro del problema económico y social, será tener en cuenta el justo pedido de nuestra gente. El pedir trabajo, para tener el pan de cada día y vivir en paz".

"En medio de esta realidad y queriendo tener esperanza, debemos señalar que en cada capilla de barrio, siguen resonando diversos problemas, cuando la gente se acerca con sus dolores de corazón y con sus sufrimientos. También se acerca la mendicidad y la pobreza que siempre desfiguran la dignidad humana y ponen al descubierto nuestras respuestas precarias", concluyó.+

» Texto completo de la carta