Martes 30 de noviembre de 2021

Mons. Martínez: "Todos estamos en la misma barca"

  • 22 de junio, 2021
  • Posadas (Misiones) (AICA)
"Que el Señor ayude a fortalecernos en la esperanza y a vivir más proféticamente, teniendo en cuenta que muchos hombres y mujeres antes y ahora son testigos del Evangelio hasta el martirio", afirmó
Doná a AICA.org

El arzobispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, señaló que “la dimensión profética hoy está ligada a la autenticidad, a la búsqueda de la verdad y a hacer experiencia profunda de la fraternidad”.

“Es importante recuperar esta vocación profética que nos permitirá sobreponernos a las graves dificultades que atravesamos por la pandemia que nos aflige”, afirmó en su carta semanal.

El prelado recordó que el papa Francisco, en un momento extraordinario de oración por la pandemia, comentó el texto evangélico de la tormenta calmada.

“La tempestad desenmascara nuestra vulnerabilidad y deja al descubierto esas falsas y superfluas seguridades con las que habíamos construido nuestras agendas, nuestros proyectos, rutinas y prioridades. Nos muestra cómo habíamos dejado dormido y abandonado lo que alimenta, sostiene y da fuerza a nuestra vida y a nuestra comunidad”, sostuvo citando al pontífice, y completó: “La tempestad pone al descubierto todos los intentos de encajonar y olvidar lo que nutrió el alma de nuestros pueblos; todas esas tentativas de anestesiar con aparentes rutinas ‘salvadoras’, incapaces de apelar a nuestras raíces y evocar la memoria de nuestros ancianos, privándonos así de la inmunidad necesaria para hacerle frente a la adversidad”.

Monseñor Martínez continuó con las palabras del Papa cuando subraya que “con la tempestad, se cayó el maquillaje de esos estereotipos con los que disfrazábamos nuestros egos siempre pretenciosos de querer aparentar; y dejó al descubierto, una vez más, esa (bendita) pertenencia común de la que no podemos ni queremos evadirnos; esa pertenencia de hermanos”. 

“Que el Señor nos ayude a fortalecernos en la esperanza y a vivir más proféticamente, teniendo en cuenta que muchos hombres y mujeres antes y ahora son testigos alegres, testigos del Evangelio hasta el martirio”, concluyó.+

» Texto completo de la reflexión