Sábado 24 de julio de 2021

Mons. Martínez: "Evangelizar y humanizar la cultura"

  • 15 de junio, 2021
  • Posadas (Misiones) (AICA)
El obispo de Posadas animó a hacerlo ante "ideologías materialistas que consideran a la persona como objeto de consumo, potenciando solo sus instintos, y eliminando su espiritualidad".
Doná a AICA.org

El obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, explicó que las parábolas de las semillas que crecen por sí solas o del grano de mostaza son textos que sirven, tanto en lo personal como en lo comunitario y eclesial, para preguntarse “si tenemos pasión por anunciar en nuestra tarea evangelizadora ese Reino de Dios que es la misión y razón de ser de la Iglesia. Evangelizar y ayudar a humanizar nuestra cultura es también nuestro servicio al mundo de hoy”.

“Nuestro tiempo requiere de nosotros que, para generar una sociedad, un país y una provincia mejor, tengamos que ser varones y mujeres con convicciones de trabajar por el bien común, y que sobre todo el laicado que está en tareas como la educación, la política, los medios de comunicación, en lo cotidiano, tenga un sentido de la ética social que permita pensar una sociedad con valores”, agregó.

El prelado posadeño consideró que “esto es bueno decirlo en el contexto de los debates de estos días para que podamos discernir si queremos ser una sociedad humanista o mercantilista”.

“En este tiempo, y con la gracia del acontecimiento y el documento de Aparecida, vamos acentuando la necesidad de asumir como cristianos un camino discipular para la misión”, subrayó, y reconoció: “Es cierto que esto es difícil en un contexto que a veces es hasta agresivo con las propuestas del Evangelio, e incluso con los valores y la visión del hombre que la revelación cristiana nos propone”.

Monseñor Martínez señaló que “los malos ejemplos que puedan dar quienes se apartan de la fe cristiana, así como nuestras propias fragilidades, no invalidan el ‘Don de Dios’ del encuentro con Jesucristo y su revelación, ratificado en el testimonio de tantísimos hombres y mujeres que viven con fidelidad y entrega este regalo maravilloso de ser cristianos”.

“Por esta misma razón en este tiempo deberemos acentuar este discipulado y misión, en todos, pero especialmente en nuestros laicos que son la mayoría del pueblo de Dios, para humanizar y evangelizar nuestra cultura habitualmente bombardeada por ideologías materialistas que consideran a la persona como objeto de consumo, potenciando solo sus instintos, y eliminando su espiritualidad que implica la inteligencia, voluntad, libertad y la capacidad de trascendencia”, concluyó.+

» Texto completo de la reflexión