Viernes 12 de agosto de 2022

Mons. Martínez destacó ritos y significación de la Gran Semana

  • 13 de abril, 2022
  • Posadas (Misiones) (AICA)
El obispo de Posadas llamó a dedicar estos días a renovarse "como hombres y mujeres pascuales, para que renovados en la fe podamos ser fermento de transformación social y globalizar la solidaridad".
Doná a AICA.org

El obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, dio detalles de las celebraciones de la Gran Semana en esta jurisdicción eclesiástica, entre ellos el viacrucis previsto para el Viernes Santo en la vía procesional de Loreto, en la que particicparán los indígenas de las reducciones vecinas. 

“El sábado por la noche la misa empezará en la oscuridad, y el cirio encendido será la luz de Cristo, la esperanza y la vida que ilumina las tinieblas. Los aleluyas expresarán el triunfo de la vida sobre la muerte, porque Cristo, el que murió, ¡Resucitó! La liturgia Pascual nos invita a que nosotros también subamos a Jerusalén para vivir nuestra Pascua”. 

“Muchos al escuchar: Semana Santa o Pascua, lo asocian solamente a vacaciones o a diversión. Como muchos contemporáneos de Jesús, no captan ni entienden el sentido profundo y la posibilidad que Dios quiere regalarnos de vivir la conversión y la Pascua”, advirtió, y agregó: “Hoy corremos el riesgo de que el secularismo nos lleve a vaciar de contenido lo que celebramos”.

El prelado posadeño afirmó que “el secularismo es una forma de ateísmo práctico” y alertó: “No discute la existencia de Dios, la omite y vacía de valores que son fundamentales a la dignidad humana. No está mal que algunos quieran tomarse un descanso de la rutina diaria, pero esto debe convivir con nuestro compromiso cristiano de participar y vivir la Pascua y las celebraciones, para renovar la fe”.

“Este tiempo fuerte de Semana Santa y Pascua, es una oportunidad para que todos, pero especialmente los cristianos y en particular los que tenemos distintas responsabilidades dirigenciales y sociales, realicemos un profundo examen de conciencia sobre cómo vivimos el llamado a la santidad, en el servicio de nuestra condición de ciudadanos”. 

“Acompañar a Jesucristo, el Señor, en estos días implica internalizar el camino, la verdad y la vida que el Señor quiere darnos. Quiero subrayar la necesidad de participar en todas las celebraciones de Semana Santa. Esto llenará de sentido nuestras vidas y nos animará a renovarnos como hombres y mujeres pascuales, para que renovados en la fe podamos ser fermento de transformación social y globalizar la solidaridad”.+