Miércoles 17 de julio de 2024

Mons. Martínez: 'Debemos revisar cómo es nuestro seguimiento de Jesús'

  • 7 de septiembre, 2023
  • Posadas (Misiones) (AICA)
El obispo de Posadas se refirió, en su mensaje para el 22º domingo del tiempo ordinario, al primer anuncio de la Pasión, contenido en el Evangelio de ese día.
Doná a AICA.org

En su carta para el 22º domingo durante el año -publicada el pasado 3 de septiembre y titulada “La cruz de cada día”-, el obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, expuso sus reflexiones acerca del Evangelio de ese día.

En ese sentido, el diocesano expresó que ese texto “nos sitúa ante el primer anuncio de la Pasión que realiza Jesús”. Y subrayó su importancia “porque nos ubica a los cristianos ante una clave para comprender el sentido del sufrimiento, de las cruces propias de la vida humana y de la necesidad de transformarlas en vida nueva, en compromisos y actitudes ligadas a la esperanza”.

Al respecto, el obispo recordó que “los males causados por las injusticias que se van estructurando socialmente requieren como respuesta un compromiso activo del cristiano, llamado a transformar las realidades temporales”, y citó al respecto el documento “Jesucristo, Señor de la Historia”, de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), en oposición a “muchas posturas de grupos religiosos o sectas, o bien de tendencias dentro de la misma Iglesia, que tienen un planteo pasivo y conformista del mundo”, respecto de todo lo cual, afirmó: “Estos planteos religiosos decimos que son alienantes, porque generan una ruptura entre la fe y la vida, o bien entre la fe y los compromisos ciudadanos del cristiano”.

Siguiendo con el comentario acerca del Evangelio, monseñor Martínez apuntó: “Experimentamos en nuestra época una marcada incapacidad de asumir los sufrimientos. La misma fe, a veces, es presentada por algunos grupos religiosos de una manera light. A veces, para ganar seguidores, hacen proselitismo y silencian las exigencias del Evangelio y realizan ofertas milagrosas o bien prometen solucionar todos los problemas y eluden el sentido del sufrimiento cristiano y ‘la cruz de cada día’”.

Y, en cuanto a eso, aclaró: “Evidentemente, Dios puede obrar milagros, pero paganizamos el sentido que tienen cuando creemos lograrlos con nuestras fórmulas, un tanto mágicas”.

También señaló que, en el pasaje evangélico leído este domingo, “el mismo Pedro tiene la tentación de eliminar el sufrimiento y la cruz”.

Finalmente, aseveró: “El sufrimiento y la cruz de cada día carecen de sentido si no están ligados a la vida nueva de la Resurrección, al amor transformador de la Pascua, al compromiso y al ofrecimiento”, para agregar enseguida esta recomendación: “Debemos revisar cómo es nuestro seguimiento de Jesús y si en nuestra fe incorporamos el misterio Pascual, el sentido del sufrimiento, la muerte y la Vida”.+