Viernes 21 de junio de 2024

Mons. Martín: 'Santa Rosa de Lima se arremangó frente al dolor'

  • 31 de agosto, 2023
  • Santa Rosa (La Pampa) (AICA)
El obispo de Santa Rosa dijo que la patrona de la diócesis "no se quedó con los brazos cruzados, se abrazó a la cruz, se hizo cargo de los más dolientes, de los pequeños y descartados".
Doná a AICA.org

La diócesis de Santa Rosa celebró la fiesta de su patrona con ofrendas florales, una caravana de autos con la imagen de la religiosa uniendo cada una de las parroquias y también una procesión hasta la catedral, donde el obispo local, monseñor Raúl Martín, presidió la misa central.

Concelebraron la Eucaristía varios sacerdotes del clero diocesano y participó una multitud de fieles, autoridades de diversas fuerzas, representantes de las diferentes colectividades y colegios, funcionarios locales, entre otras autoridades. La jornada fue acompañada con el lema: “Santa Rosa, que seamos sembradores de esperanza”.

En la homilía, monseñor Martín destacó: “Desde el primer día de la novena manifestamos nuestra certeza. El fundamento de nuestra esperanza es el amor que Dios tiene por cada uno de nosotros, es nuestro Padre bueno. En estos tiempos tan difíciles que vivimos, como la santa, con sus testimonios y con sus obras, queremos ser santos también”.

“Quisimos encontrarnos hoy para celebrar a la santa patrona, rezar con los pies en la tierra, pero poniendo nuestra esperanza en Dios, que camina a nuestro lado y nos da fuerza. Cuánto bien nos hace reconocer la ternura y la cercanía de Jesús, en medio de tantas dificultades”, continuó.

El prelado afirmó que Santa Rosa “creyó en la palabra de Jesús, y en su tiempo, aunque las cosas no eran fáciles, no se quedó con los brazos cruzados; se abrazó a la cruz, se hizo cargo de los más dolientes, de los pequeños y descartados”. 

“Celebrarla no es otra cosa que pedir la gracia de aprender de su vida entregada y vivida en la esperanza. A la distancia del tiempo, vemos cuánto sentido y fecundidad hubo en su breve vida profundamente gastada por amor. ¿No nos hará falta detenernos para poder imaginar y tomar distancias, confiados en la palabra del maestro y salir de nuestra pequeñes personal?”, reflexionó.

"Qué bueno es sembrar para los otros. Cuánta fuerza tiene el pensar en los demás para hacernos caminar y luchar en medio de lo arduo. Que bien nos hace salir de nuestro corazón, que no es otra cosa que amar en serio", subrayó. 

Monseñor Martín dijo además que “tenemos que reclamar siempre y esforzarnos ahora por los valores que necesitamos para vivir en una comunidad normal, en una provincia y en diócesis normal, en un país normal”. “Los valores que enseña Jesús, y bien supo vivir Rosita, no son utopía, son el camino que nos lleva a vivir como familia, donde haya oportunidades absolutamente para todos. Valores que nos lleven a vivir en plenitud, con entrega por todos, especialmente por los más frágiles y desprotegidos de la sociedad”, enfatizó.

En tanto, recordó que Santa Rosa, “con la fuerza de su joven corazón sediento de Dios, se arremangó frente al dolor, se abrazó a la cruz del Señor, encontró el rostro de Cristo en cada hermano por el que valía gastar la vida”.

Finalmente, expresó: “A esta mujer tan santa le pedimos que acompañe nuestro caminar peregrino y misionero, enseñándonos a encontrarnos profundamente con el Dios de la vida y haciéndonos cargo por cada hombre que nos puso por hermano”.+