Viernes 3 de febrero de 2023

Mons. Luis Fernández recordó la necesidad de guardar, cuidar y encauzar la piedad popular

  • 18 de mayo, 2015
  • Rafaela (Santa Fe) (AICA)
El obispo de Rafaela, monseñor Luis Fernández, recordó la vigencia en el territorio diocesano del comunicado del 14 de abril de 2011, en el que el arzobispado de Santa Fe de la Vera Cruz se refiere a "apariciones" y supuestos mensajes de la Virgen, a fin de "guardar, cuidar y vivir la unidad y comunión en la Iglesia Católica, según el pedido del Santo Padre, el papa Francisco". Ante nuevas manifestaciones religiosas de tinte popular en la diócesis, el prelado reiteró que "cualquier celebración religiosa siempre debe estar organizada y guiada por las comunidades parroquiales, al frente de las cuales están los párrocos, sacerdotes y diáconos de la Iglesia Católica. Son ellos quienes tienen el carisma, la misión y la autoridad dada por el obispo para organizar y llevar adelante toda manifestación religiosa que celebre a la Madre de Dios, la Santísima Virgen María".
Doná a AICA.org
El obispo de Rafaela, monseñor Luis Fernández, recordó la vigencia en el territorio diocesano del comunicado del 14 de abril de 2011, en el que el arzobispado de Santa Fe de la Vera Cruz manifestó que "no hay indicios que aseguren una verdadera aparición sobrenatural de la Santísima Virgen María" en la localidad de Centeno (Departamento de San Jerónimo), y que del estudio de los mensajes ligados a las supuestas apariciones, se pueden notar "afirmaciones no conformes al espíritu del Evangelio y al modo de expresarse la Santísima Virgen en la tradición de la Iglesia".

"Desde mi llegada a la diócesis de Rafaela he constatado la devoción que el Pueblo fiel de Dios tiene a la Santísima Virgen María. En las múltiples celebraciones que he participado, sea en fiestas patronales, peregrinaciones, devociones populares, fiestas marianas, fiestas gauchas y otras, siempre me encontré con niños, mujeres y hombres, ancianos y enfermos, que expresan su fe católica en plena comunión con la Iglesia. Comunión que se hace visible con la comunidad parroquial, con sus sacerdotes y todos los bautizados hijos de la Iglesia, que viven en la alegría del Evangelio pedida por nuestro querido papa Francisco, destacó.

El prelado insistió en la vigencia y adhesión plena al comunicado de 2011, en el que se señalaba que "la Iglesia declara que no aprueba dichas ?apariciones?, ni avala los supuestos mensajes de la Virgen", al tiempo que declara que "no corresponde la práctica de bendiciones de personas por parte de la presunta vidente".

Asimismo, se valoraba "el rezo del Santo Rosario, siempre que se haga con verdadero espíritu católico y con la debida referencia a Jesucristo y la Iglesia" y aconseja a los fieles "recurrir a los sacramentos de la Confesión y la Eucaristía, que para darnos la verdadera salud espiritual y alcanzar la plenitud de la Vida nos ha comunicado Jesucristo".

Monseñor Fernández explicó, además, que la adhesión de la diócesis a aquel comunicado "no es solamente por la fundamentación teológica emitida por el arzobispado santafesino, sino fundamentalmente para guardar, cuidar y vivir la unidad y comunión en la Iglesia Católica, según el pedido del Santo Padre, el papa Francisco. Este pedido es aún más exigente tratándose de la Santísima Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra".

Ante nuevas manifestaciones religiosas de tinte popular, vinculadas a la Santísima Virgen, que se han realizado o se proyectan en la diócesis, especialmente en Rafaela, Sunchales, Suardi, San Guillermo, Villa Trinidad y otras, el prelado sostuvo que "es nuestra misión como pastores, guardar, cuidar y encauzar la piedad popular según el pensar verdadero y cordial de la Iglesia".

Asimismo, aprovechó la ocasión para recordar a todos los fieles que "cualquier celebración religiosa siempre debe estar organizada y guiada por las comunidades parroquiales, al frente de las cuales están los párrocos, sacerdotes y diáconos de la Iglesia Católica. Son ellos quienes tienen el carisma, la misión y la autoridad dada por el obispo para organizar y llevar adelante toda manifestación religiosa que celebre a la Madre de Dios, la Santísima Virgen María".

"Con oración, comunión con la Iglesia, claridad y transparencia, podremos tener la certeza de estar dando verdadero culto a Dios y venerando con amor auténtico a la Santísima Virgen. La vivencia de estas actitudes en el corazón dará abundantes frutos y hará tanto bien al Pueblo fiel de Dios y devoto de la Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra", concluyó.+

Texto completo del comunicado en formato PDF